Edición Impresa

Por la inflación, los choferes de taxis salen a pedir otra mejora salarial

El Sindicato de Peones estima que se deberá recomponer al menos un 15 por ciento del aumento que regirá desde marzo próximo. Aún deben cobrar el 7 por ciento aprobado en 2013 y los dueños de licencias ahora calculan una suba desdoblada que adicione un 24.

Martes 14 de Enero de 2014

Año nuevo, aumento nuevo. Esa parece ser la premisa del Sindicato de Peones de Taxis (SPT) frente a un 2014 "complicado y con inflación". El gremio que agrupa a los choferes de los coches de alquiler exigirá a las cámaras de titulares la apertura de las paritarias para febrero próximo con un pedido concreto: un aumento, en principio, del 15 por ciento, a sumar al 7 por ciento ya aprobado por ordenanza y que será otorgado en marzo. En las cámaras empresariales advirtieron ayer que durante el año "habrá seguramente más aumentos en el servicio", mientras que se inclinaron por una suba escalonada en junio y noviembre hasta llegar al 24 por ciento. El incremento de los salarios complicará el equilibrio de costos en la tarifa vigente.

"La tarifa que nos queda pendiente, es decir, el 7 por ciento, está prácticamente licuada. El año pasado habíamos pedido un 25 por ciento y llegamos a un 22. Hoy la realidad indica que para febrero estaremos pidiendo al menos otro 15 por ciento", adelantó a La Capital el secretario general del SPT, Horacio Boix, para luego insistir: "Veremos con las cámaras de titulares de licencias cómo se implementa".

Rápido de reflejos, el líder de la Asociación de Titulares de Taxis Independiente (Atti), Mario Cesca, sentó posición. "Con el 7 por ciento que correspondía al año pasado no hacemos nada y con la inflación que se está viviendo, entre combustibles y costo de vida, el 2014 no pasará sin nuevos aumentos de tarifa", alertó.

El responsable de Atti instó a las autoridades municipales a realizar un nuevo estudio de costos y volver a las tratativas "para que dentro de unos 4 ó 5 meses salga algo desde el Concejo, aunque siempre aprueban una tarifa política".

Menos viajes. En el sector empresarial señalaron que la inflación los ubica en un dilema más complejo.

"Cayó la cantidad de viajes, hay más chapas y, si aumentamos la tarifa, les sirve más a los choferes que a nosotros, porque sino acompaña la recaudación el efecto puede ser contraproducente", resaltó Cesca.

Boix estimó que las conversaciones para abrir las paritarias "deberían reiniciarse en febrero para evaluar bien el desfasaje que se está planteando". Y, en esa línea, puso de relieve los pedidos de otros gremios, que ya anticiparon una discusión por una suba de haberes de entre 25 y por ciento.

En el SPT recordaron que algunas estimaciones inflacionarias hechas por consultoras privadas arrojaron una inflación para 2013 de entre 27,5 y 28 por ciento.

En la actualidad, un chofer de taxi percibe un sueldo de 4.500 pesos mensuales, que se transforman en "5.500 a 6.000" con los porcentajes que le corresponden al trabajador de la recaudación diaria.

Paralelamente, en la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar), José Iantosca saludó la idea de abrir las paritarias y la previsión de nuevos aumentos.

Opciones. "La suba del año pasado fue muy baja y con un estudio de costos mal hecho, sin contemplar las 360 chapas nuevas que entraron después", recordó, para ponerle números al 2014: "Al 7 por ciento de marzo, que está aprobado por ordenanza, habría que agregarle un 12 por ciento en junio y luego otro 12 en noviembre. Siempre y cuando la inflación sea del 30 por ciento y no se eleve a niveles catastróficos".

Asimismo, el referente de la cámara empresarial se inclinó por desboblar el año "para que no se caiga en un porcentaje tan alto para el pasajero".

Acerca de la posibilidad de que el Concejo apruebe esas dos recomposiciones, Iantosca respondió: "No lo veo factible, porque el taxi es la herramienta que tienen los concejales para hacer política barata. Juegan con la plata nuestra, de nuestras familias y de los choferes".

El año pasado se había otorgado una suba del 15 por ciento en noviembre, junto al 7 por ciento que regirá automáticamente desde marzo.

Esas recomposiciones arrojaron una bajada de bandera promedio (entre tarifa diurna y nocturna) de 10 pesos y una ficha cada cien metros recorridos de 50 centavos.

En tanto, el adicional por radiollamada se fijó en 1,80 peso. Hasta noviembre del año pasado, el Ente de la Movilidad había publicado costos técnicos similares a la tarifa de taxis vigente.

El sistema de probation, sin aval

La secretaria de Servicios Públicos municipal, Clara García, rechazó ayer la propuesta de los titulares de taxis de implementar un sistema de probation para que los trabajadores del sector cancelen el monto de las multas de tránsito que generen en su actividad. “Prefiero que piensen en no cometer las faltas. Como servidores públicos deben dar el ejemplo. Apostemos a que los titulares trabajen con su personal en capacitación y en reforzar su obligación de cumplir las normas”, dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS