Edición Impresa

Polémica por el asalto en la casa de Massa

Ocurrió hace 15 días. Ayer lo dio a conocer el intendente de Tigre, quien tendría vínculos con el delincuente que es prefecto y vigilador.  

Martes 06 de Agosto de 2013

La noticia sobre un robo en la casa de Sergio Massa, ubicada en un country y con vigilancia privada, desató ayer una fuerte polémica política entre el intendente de Tigre y el secretario de Seguridad, Sergio Berni, quien denunció supuestos vínculos entre el candidato del Frente Renovador y el prefecto detenido por el hecho.

Por el episodio, ocurrido hace dos semanas, Massa brindó una conferencia de prensa y mostró una filmación con las imágenes del prefecto Alcídes Díaz Gorgorio, quien —según denunció— llevaba "una pistola con silenciador".

El mandatario tigrense afirmó que se trató de "un hecho de inseguridad", aunque subrayó: "Si alguien pensaba que con esto nos íbamos a asustar o amedrentar, se equivocan. Queremos pensar con buena fe y saber que esto no vino del lado de la política".

"Tengo enorme esperanza en el fiscal que lleva la investigación con la más absoluta reserva. Nos pidió que no lo diéramos a difusión por tratarse de personal de las fuerzas de seguridad", detalló Massa y dijo que además del arrestado había "un pedido de detención de dos prefectos" (ver aparte).

Vínculo con el delicuente. Tras conocerse el caso, a menos de una semana de las primarias, Berni denunció que existe un vínculo entre el intendente de Tigre y el involucrado en el caso y consideró que puede tratarse de una "operación" política para favorecer al Frente Renovador.

"Massa conocía al prefecto", remarcó el funcionario nacional y señaló: "Que hayan robado es un hecho de inseguridad, pero lo grave es cómo están utilizando esto a cinco días de la elección".

El secretario sostuvo que "esta persona era conocida de Massa, era un puntero político de Massa", porque —según dijo— Díaz Gorgorio "tenía un negocio concesionado en el Tigre" con un "tremendo cartel gigante" de publicidad del jefe municipal.

"No tengo ninguna duda de que este puede haber sido un hecho encubierto al que Massa trata de vincular con una cuestión política para llevar agua a su molino, pero la sociedad no es tonta", aseguró.

Berni cuestionó que el robo ocurrió hace dos semanas y "se ocultó bajo siete llaves", al tiempo que sostuvo que en su área no saben quiénes efectuaron el allanamiento en el barrio cerrado donde vive Massa y que "en el sistema informático del Ministerio Público Fiscal la denuncia no está cargada".

"Nosotros sabíamos del hecho perfectamente y estábamos esperando que la Justicia nos informara por los canales que corresponde lo que había sucedido. Pasaron 20 días y ahora nos enteramos de esta burda maniobra televisiva que se está generando a cinco días" de la elección, se quejó el secretario.

"Lo que es grave cómo manipuló la información la Justicia, cómo la están utilizando a cinco días de la elección, cómo desviamos la información, porque nadie dice que el prefecto era conocido de la familia", recalcó Berni, quien señaló a los medios de prensa que "en 2007 Sergio Massa pidió que este delincuente vaya a hacer seguridad privada a su barrio".

"Empecemos por ahí. No intentemos hacer elucubraciones. Este señor fue a hacer nuevamente servicio adicional de prefectura en la puerta del barrio privado de Massa. Digamos que más que alguna relación tenemos, ¿no es cierto? Sin hablar de que tenemos que confirmar todas las relaciones que estamos investigando de extrema cercanía con estas personas", advirtió Berni.

El detenido Díaz Gorgorio, que habría utilizado en el robo una pistola calibre 22 con silenciador, fue acusado por la fiscalía de la presunta comisión del delito de "robo doblemente agravado".

El arma sirvió para efectuar un disparo contra una cámara de seguridad, según denunció Massa.La detención del prefecto se produjo doce horas después de cometido el robo en la casa de los padres del acusado, donde se secuestraron los 65 mil pesos, 1.200 dólares y pendrives con información sobre la campaña electoral protagonizada por el jefe comunal sustraídos en el asalto.

No hay pedidos de captura

El caso del robo en la casa del intendente de Tigre, Sergio Massa, sumó ayer tarde un capítulo más de misterio, ya que hasta el momento no se libró un pedido de detención para los dos prefectos acusados de ser cómplices del oficial Alcídes Díaz Gorgorio, quien entró con fines delictivos a la vivienda del candidato del Frente Renovador. Fuentes oficiales aclararon a Noticias Argentinas que “el fiscal (Mariano Jorge Magaz) no pidió la detención de los dos prefectos, por lo tanto no están prófugos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS