Edición Impresa

Plaza volvió a marcar diferencias

Consiguió un contundente triunfo como local sobre Manuel Belgrano por 44-12  y sumó su segunda victoria en el torneo.

Domingo 18 de Mayo de 2014

"Dos de dos". Esa es la frase que se repetía desde afuera de la cancha en Atlético del Rosario tras el pitazo final. La misma hacía referencia al arranque de campeonato del conjunto local. Porque, como no sucedía hace varias temporadas, Plaza sumó dos victorias consecutivas. La de la jornada de ayer fue ante Manuel Belgrano por un inapelable 44-12 (5-0), en el marco de la 2ª fecha de la zona B del torneo de la Urba.

Ante esta situación toma mayor trascendencia el qué sobre el cómo. Porque los dos triunfos al hilo (en la primera fecha venció a San Martín) lo dejaron muy bien parado de cara a alcanzar el objetivo primario que se trazó: clasificarse al Top 14. Entonces, el choque del próximo fin de semana frente a La Plata asoma como trascendental. Tanto por el resultado como porque será una buena medida para los de Pasaje Gould, ya que el elenco de la ciudad de las diagonales es, en los papeles, de mayor fuste que los primeros dos rivales .

Hasta ahí quedó atendido el qué. Ahora hay que evaluar el cómo. Y en ese campo los dirigidos por Orengo-Baetti-Marchiaro consiguieron un holgado aprobado, ya que consiguieron un éxito inapelable.

En este caso la diferencia que exhibe el marcador es el fiel reflejo de lo que sucedió dentro de la cancha. Porque el dueño de casa vivió muy pocos momentos de zozobra, solamente en el arranque.

A Plaza le costó hacer pie en los primeros pasajes del duelo. Tuvo un arranque dubitativo y lo sufrió en el ingoal a los 10'. Y ahí se dio el punto de inflexión del trámite. Desde entonces el local se adueñó de la pelota e inclinó la cancha a su favor. Así fue como la igualdad no tardó en llegar.

Y con el correr de los minutos Atlético continuó marcando claras diferencias. Con una correcta conducción de la pareja de medios, que manejó los tiempos y le dio dinámica al ataque del equipo, llegaron las invasiones al ingoal de Manuel Belgrano. En total fueron siete (tres en la primera mitad y cuatro en el complemento).

La cantidad de veces que Plaza apoyó habla a las claras de una destacable capacidad ofensiva. Pero sería imprudente soslayar que jugó con superioridad numérica en tres pasajes del enfrentamiento, y que no sufrió demasiados momentos de zozobra porque no lo exigieron demasiado. Porque Manuel Belgrano las pocas veces que hilvanó jugadas de ataque correctas incomodó o lastimó.

Entonces, todo esto hace que el duelo del próximo fin de semana ante La Plata tome relevancia. Será una prueba importante para el plazón.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario