Edición Impresa

Pintaron un mural en El Torito para la pronta recuperación de Di María

La movida por el futbolista rosarino, lesionado el sábado ante Bélgica, fue protagonizada por chicos del barrio, un artista y una fundación.

Lunes 07 de Julio de 2014

El barrio donde Angel Di María hizo sus primeras gambetas decidió mandarle fuerzas por el momento difícil que vive tras sufrir una lesión que podría dejarlo fuera del Mundial. Ayer, desde temprano y sin temor al frío, el muralista Rubén Pérez Barrios comenzó a pintar en el frente del club El Torito junto, a los chicos del barrio, la imagen que reproduce el grito del gol del crack rosarino ante Suiza.

Con el entusiasmo de los chicos y las ganas contagiadas de los grandes, en una de las paredes de El Torito comenzó a pintarse a las 10, cuando empezaron a ceder un poco las bajas temperaturas, un mural en homenaje a Di María. Allí es donde el jugador que ahora brilla en el Real Madrid y en la selección dio sus primeros pasos en el fútbol infantil, antes de partir hacia Rosario Central.

El disparador del homenaje fue la lesión que sufrió el sábado ante Bélgica, que lo dejará con seguridad fuera de la semifinal del miércoles próximo con Holanda y probablemente, en caso de que la selección avance a la final, también al margen de ese match. Mandarle fuerzas a Di María para que se reponga y pueda salir al verde césped fue el motivo de la movida surgida de la populosa barriada del norte rosarino.

El mural fue iniciativa de la Fundación Baby, presidida por el concejal Carlos Comi, a la que se sumaron los chicos y grandes de El Torito. A las 8 ya estaba todo listo para empezar el original homenaje en la esquina de Baigorria y Camino de los Granaderos. Y a media mañana se comenzó con el mural.

El autor es Pérez Barrios, un reconocido artista plástico que ya realizó tareas similares en el marco de una creación colectiva. Es quien, oportunamente, realizara el mural en honor a Lionel Messi en la escuela primaria Las Heras, en la zona sur de Rosario, a la que asistió el 10 de la selección.

Comi relató: "Por la lesión de Di María nos contactamos con Pérez Barrios y el presidente de El Torito, Jorge Duarte, y rápidamente se armó la movida, sumando a participar a todos los chicos del barrio". El edil también preside la Fundación Baby. "Fue creada por un grupo de amigos que teníamos hijos que jugaban fútbol infantil con la idea de apoyar a los clubes de barrio más humildes", explicó.

Luego adelantó que la inauguración oficial del mural será el miércoles, a las 13.30, en un acto del que participarán referentes del club y vecinos del barrio. Ese día, también el ya famoso corazoncito que hace Di María con cada gol se reproducirá de a cientos en la vereda del club para que, dentro de cada una de esas pequeñas reproducciones, los chicos puedan estampar su nombre para el recuerdo.

El mural y el apoyo viajaron por las redes sociales hacia Brasil. Es que Comi recurrió vía Twitter a Antonela Roccuzzo, la esposa de Messi, para poner a Di María al tanto de lo que estaba ocurriendo y cómo había quedado estampado su grito de gol en el frente de El Torito.

Duarte, presidente de El Torito, señaló que la figura de Di María "significa mucho para el club, porque es un espejo donde los chicos pueden mirarse, porque salieron muchos jugadores de aquí, pero Angel es el que más lejos llegó".

El directivo también dijo que "sería muy bueno para los chicos que (Di María) pase por el club, porque hace mucho que no viene por aquí". De inmediato, resaltó: "Hoy lo que más anhelamos es que se recupere pronto".

El crack igual recuerda el barrio con un tatuaje en un brazo que reza: "Nacer en la Perdriel fue y será lo mejor que me pasó en la vida". Un homenaje a la calle del noroeste rosarino donde comenzó a juguetear con la pelota.

El arco robado. Di María llegó muy lejos, pero la canchita que lo vio nacer tiene problemas, tanto que en la actualidad no se puede usar.

Si se observa con atención, el mural se pintó sobre el frente del club, justo por encima de un curioso banco de hormigón.

Ese banco es un vestigio de los viejos vestuarios, que fueron demolidos para la apertura de la calle Camino de los Granaderos, que partió al medio el predio de El Torito.

Pero el progreso, que todo el barrio saluda, mutiló al club, que aún sigue reclamando el auxilio de la Municipalidad para volver a ser lo que era.

"Cuando abrieron la calle perdimos la identidad: nos sacaron la cancha. Actualmente, hacemos de locales en el predio que nos presta Botafogo, en Granadero Baigorria", recordó Duarte.

Lo que pide el club es bastante simple. "Nos sacaron tres metros de la cancha, pero la vereda tiene seis o siete. Pedimos que allí la vereda se reduzca y así podamos recuperar la cancha. De lo contrario, no dan las medidas mínimas que exige el reglamento para jugar once contra once", concluyó el directivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS