Edición Impresa

Piden prisión efectiva para el responsable de un doble homicidio en un accidente

Las madres de Emiliano Cáceres y Facundo Aguirre realizaron una numerosa marcha por zona sur y solicitaron una condena ejemplificadora.

Jueves 26 de Marzo de 2015

Fabiana y Valeria son los ojos del dolor. Estas madres tienen el corazón compungido, apretado, y todavía derraman lágrimas cada noche por la inexplicable pérdida de sus hijos. Y transformaron esa angustia, esas preguntas insondables en fuerza, entereza y un pedido contundente y desgarrador. Nada las contiene. Nada las calma. Nada las detiene. Precisamente, ayer por la tarde, organizaciones sociales, familiares y amigos protagonizaron una numerosa marcha en la zona sur de la ciudad reclamando Justicia para el caso de Emiliano Cáceres y Facundo Aguirre, quienes fallecieron en un incidente vial en avenida Pellegrini y Provincias Unidas, el 22 de febrero del año pasado. A más de un año de esa tormentosa pesadilla, el caso está a punto de llegar a juicio y por eso levantan su voz para pedir una “condena ejemplificadora” a través de “prisión efectiva” para el responsable.
  “Las expectativas son muchas. Estamos esperando este momento hace un año. Será el primer juicio oral y público con el nuevo sistema penal y en nuestro caso es doble homicidio culposo agravado. Pedimos prisión efectiva para el conductor del auto, Federico Gómez, y que sea expulsada de la fuerza policial la madre, Liana Sonia Gómez, que está sospechada de encubrimiento, tanto como la comisaría 14, el comisario Fantín, y el enfermero Moreira. Todos ellos actuaron en complicidad para que no aparezca la muestra de sangre de Federico Gómez”, señaló Fabiana, mamá de Emiliano.
  “Tenemos fe de que se pueda dar la prisión efectiva por las características del hecho. Se tiene que saber de una vez por todas que cuando uno maneja y toma alcohol, va preso. Que expone no sólo su vida, sino la de los que están alrededor. Nuestros abogados son optimistas, esperamos tener una resolución favorable del juez José Luis Suárez”, anheló Fabiana, con la mirada llena de esperanza y convencida del valor su cruzada.
  Aquella trágica noche, Emiliano y Facundo regresaban de una fiesta en Funes en el coche de un amigo quien, según testimonios de otros compañeros de viaje, conducía alcoholizado, muy rápido (se habla de cerca de 160 km/h), y no reaccionaba ante los pedidos de que bajara la velocidad, o que se detuviera para dejarlos descender. El incidente fatal se produjo después del evento cuando los compañeros de colegio volvían a Rosario.
  El próximo 6 de abril comenzará el juicio y por eso aprovecharon esta última movilización para elevar una súplica. Las madres actuarán como querellantes y la fiscalía pidió 4 años de prisión efectiva, con una postura condenatoria hacia el conductor del auto.
  “Todo nuestro esfuerzo está centrado en la condena que se le dé a Federico Gómez. Nos abocamos a la humanidad del juez Juárez. Y no sólo nosotros, toda la sociedad está esperando una condena ejemplificadora”, expuso Valeria, mamá de Facundo, quien también se quejó de la actitud que tomó el conductor del coche.

Sin arrepentimiento. “Este chico nunca apareció 13 meses después. Tampoco ningún familiar. Tiene una libertad regulada, en la que debe presentarse en Tribunales una vez a la semana para firmar. Nos enteramos de que sigue con su vida normal. Y nunca vimos ni un mínimo arrepentimiento”, comentó Valeria.
  Para estas madres del dolor, el reclamo se convirtió en hábito dialéctico, en postura de vida. “Después de un año, se nos hizo costumbre reclamar. Nuestra rutina es salir a marchar y golpear puertas. Desde el día que nacieron, nosotras hicimos todo por nuestros hijos, y ahora que no están presentes, seguimos de la misma manera, haciendo todo por ellos. Hasta el final”, confió la mamá de Facundo.
  La marcha arrancó ayer alrededor de las 18 desde San Martín y Arijón, cerca de la escuela Jesús de Nazareth, donde concurrían estos jóvenes. Y se extendió hasta Uriburu, precisamente el lugar donde los chicos subieron a los micros que los llevaron hasta la fiesta en Funes.
     El altisonante reclamo de justicia se hizo sentir en zona sur y las madres clamaron por una condena ejemplificadora. Asimismo, anunciaron que realizarán un acampe pacífico en Tribunales mientras se desarrolle el juicio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario