Edición Impresa

Piden elevar a juicio una causa por apremios policiales

El fiscal federal de Reconquista pidió elevar a juicio oral la causa en la que dos policías fueron acusados de apremios ilegales en perjuicio de dos hombres que en marzo de 2013 fueron...

Jueves 29 de Mayo de 2014

El fiscal federal de Reconquista pidió elevar a juicio oral la causa en la que dos policías fueron acusados de apremios ilegales en perjuicio de dos hombres que en marzo de 2013 fueron detenidos en un procedimiento por drogas. Asimismo, se requirió juzgar al médico de la repartición policial que constató las lesiones pero no las denunció.

El pedido realizado por el fiscal federal Roberto Salum alcanza a los oficiales Luciano Federico Martínez y Germán Daniel Arce, ambos de 32 años, y al médico policial Alejandro Oscar Daveau, de 41. Los policías habían estado presos junto con el entonces jefe de la Brigada Operativa Nº 9 de la ex Drogas Peligrosas, Sergio Senn, y el jefe de Inteligencia de la Zona Norte, Daniel Musante, quienes recibieron falta de mérito.

Según publicó oportunamente La Capital, el hecho ocurrió la noche del 25 de marzo de 2013 cuando fueron apresados en calles de Reconquista Gustavo Cernadas y Luis Ramírez. Ambos fueron llevados a la comisaría 1ª de esa ciudad donde un médico policial les diagnosticó "lesiones leves".

Pero al día siguiente, al ser indagados, el secretario del juzgado Federal a cargo de Aldo Alurralde ordenó una nueva revisión médica de los detenidos a raíz de sus quejas por fuertes dolores y rastros de lesiones. Entonces otro médico policial ordenó que internaran inmediatamente a los sospechosos.

Así, el hospital se le detectó que Cernadas tenía fracturas en la base orbital derecha y el tabique nasal, golpes en la frente, heridas cortantes en cuero cabelludo y hematomas en la espalda. En tanto Ramírez padecía fracturas en el maxilar inferior y en dos costillas, y hematomas.

Pruebas. Diez días después Cernadas y Ramírez denunciaron las golpizas ante Salum y comenzó la investigación. Con los dichos de los denunciantes, informes del hospital y testimonios sobre cómo apalearon y esposaron a los hombres en la vereda, hace un año el fiscal pidió detener a los policías y sus superiores.

"Los hechos fueron de tanta gravedad que uno de los policías le pidió alcohol a una vecina durante el procedimiento para lavarse las manos dado que las tenía llenas de sangre por la golpiza que le había dado a los detenidos en plena vía pública", dijo entonces el fiscal.

Días después el juez Alurralde liberó a los cuatro uniformados y desvinculó de la causa a Senn y Musante. Entonces Martínez y Arce fueron procesados pero no por torturas sino por apremios ilegales con lesiones graves. Convencido de que los cuatro policías tenían responsabilidad en el hecho Salum apeló ese procesamiento, pero la Cámara Federal confirmó el fallo.

En ese contexto, días atrás Salum elevó la requisitoria de juicio oral para Arce y Martínez. Según refirió el diario Uno de Santa Fe, el fiscal enmarcó lo sucedido como un caso de "violencia institucional" y describió un "repertorio de conductas delictivas" caracterizado por "la irrupción violenta", "la inmovilización de las personas identificadas como sospechosas" y "el ejercicio desproporcionado de la fuerza", en una intervención a la que calificó de ilegal "por falta de orden judicial". También apuntó que el médico acusado actuó "dolosamente para que el hecho no salga a la luz" ya que no examinó a las víctimas más de cinco minutos y "no describió las lesiones ni determinó su gravedad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario