Edición Impresa

Pese al clima primaveral, la demanda de atención pediátrica trepó al doble

Tanto en el Hospital Vilela como en el de Niños Zona Norte llueven las consultas por cuadros respiratorios. Los servicios de urgencia registran entre un 50 y un 100 por ciento más de llamados.

Jueves 21 de Agosto de 2014

Con cuadros respiratorios leves que por ahora no se replican en un aumento de camas de internación, la demanda de atención hospitalaria, sobre todo pediátrica, está transitando un verdadero pico: por estos días, tanto en el Hospital Vilela como en el de Niños Zona Norte las consultas se duplicaron. En lo que hace a los adultos, la situación es similar y los servicios de emergencia registran entre un 50 y un 100 por ciento más de llamados, nuevamente por síntomas típicos de virosis invernales. La paradoja es que los cambios de clima, incluido el veranito que se vive desde el fin de semana pasado, más que aliviar el fenómeno lo agravan. Y si a partir del sábado o domingo próximos vuelve el frío intenso, todo indica que la demanda sanitaria podría dispararse todavía más.

"Por suerte esa demanda aún no repercutió en el ámbito de internación, pero hay que recordar que siempre las consultas ambulatorias llegan primero", advirtió, no muy optimista, el director del Zona Norte, Hernán Oddone.

En ese efector, de los 230 pacientes diarios que reciben en promedio últimamente pasaron a 450, siempre a través del servicio de guardia.

En prácticamente esa misma proporción vio aumentar sus consultas el Vilela, que pasó de 250 a 500. "A pesar de que este clima parece primaveral, hay realmente una demanda muy alta", advirtió la directora del centro de salud, Stella Binelli.

Seguramente no por casualidad, los dos directivos coincidieron en que este año se registró un corrimiento en los picos de enfermedades estacionales.

Según explicó Binelli, todos los inviernos se da una curva de "circulación viral a doble lomo: un primer pico en junio-julio y otro en agosto, pero la particularidad de este año es que el segundo (el actual) fue superior al primero". Y, en general, "todos los cuadros fueron mas tardíos".

Oddone sostuvo que este invierno "marcó una diferencia", ya que "el pico de enfermedades empezó más tarde y todavía dura".

Pero además de haberse dado una circulación viral más tardía, los cambios extremos y sobre todo "bruscos" de temperatura también colaboraron para la multiplicación de cuadros con algún componente alérgico o de "hiperreactividad", dijo Binelli.

Por eso, las enfermedades que estos días están llevando a más nenes a consulta son las clásicas del invierno y algunas de esas reacciones: bronquiolitis, crisis asmáticas, episodios broncoobstructivos y broncoespamos, anginas virales y bacterianas, laringitis y virosis sincicial respiratorias.

En general, se trata de cuadros leves, que no requieren de internación, por lo que en el Vilela hoy hay entre 20 y 30 camas ocupadas, cuando durante el pico anterior,en julio, fácilmente llegaban a 50, recordó Binelli.

El combo que para la profesional explica el repunte actual de cuadros respiratorios es la permanencia de la "circulación viral" y, contra lo que ingenuamente podría creerse, el "cambio climático".

"Es algo totalmente ligado a los cambios bruscos de temperatura, a la oscilación como de una estación a otra", graficó.

Y, como a partir del fin de semana próximo está anunciado un fuerte descenso mercurial, habrá que ver cómo impacta nuevamente el fenómeno sobre la salud.

También los adultos. Los servicios de emergencia domiciliaria registran el mismo panorama, no sólo entre los niños sino también entre los mayores.

En Urgencias 435-1111, los pacientes visitados por los alrededor de 80 médicos que trabajan para la firma casi se duplicaron. "De los 600 ó 700 habituales, estamos atendiendo a unos 1.200 por día", contó el director médico del servicio, Carlos Didier.

De mínima, calculó, el incremento alcanza al 70 por ciento, pero los diagnósticos muestran una mayoría de "cuadros virales leves de vía aérea superior" (con síntomas como fiebre, tos seca y decaimiento), que implican una "escasa derivación a internación".

También Didier definió al invierno actual como "atípico no sólo por las temperaturas, sino por la prolongación del pico de cuadros, que ya lleva como 20 días", pero en ese punto discrepó con sus pares del ámbito público.

"Realizamos un estudio correlacionando fenómenos climáticos y demanda y los resultados nos mostraron que no existía una relación unívoca", sostuvo.

Su colega de Ecco, Jorge Chapman, también definió a la demanda de la última quincena como "muy importante", pero al compararla con el promedio la ubicó un 50 por ciento arriba, tanto entre adultos como pediátrica.

"Atendemos arriba de 1.500 consultas diarias", estimó, la mayoría con "patologías estacionales de escasa gravedad", cuando lo normal es que no lleguen a mil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario