Edición Impresa

Persecución, balazos, muerte y sorpresa en la autopista Rosario-Santa Fe

Ocurrió a las 3 de ayer, cuando un hombre resistió a tiros un control de la Policía Vial. Lo siguieron, chocó fatalmente y le hallaron armas y uniformes de la policía santafesina.

Sábado 15 de Marzo de 2014

Un hombre murió la madrugada de ayer en la autopista Rosario-Santa Fe tras chocar contra una alcantarilla en medio de una alocada fuga a bordo de un auto robado y cuando era perseguido por efectivos de la Policía Vial de la provincia a quienes momentos antes disparó con un arma de fuego porque intentaron detenerlo en el marco de un control rutinario en el peaje cercano a la ciudad de Sauce Viejo. En el baúl del auto donde iba la víctima, los pesquisas hallaron varias armas, municiones y uniformes de la policía santafesina.

   El cinematográfico episodio ocurrió cerca de las 3 de la madrugada de ayer, según relató a La Capital el fiscal regional de Santa Fe, Ricardo Fessia, quien otorga crucial importancia a “las pericias que se realizarán a los celulares con varios chips” que poseía en su poder el hombre muerto, de unos 30 años y hasta anoche sin identidad conocida.

   “Al carecer de toda documentación en su poder y en el auto se nos está demorando la identificación —dijo el fiscal Fessia a este diario—, pero de todos modos creemos que para saber porque se trasladaba en un auto robado, con armas en su poder y disparó a quienes intentaron detenerlo, la información de sus celulares y la de una notebook que también se encontró en el vehículo serán de suma utilidad”.

En el peaje. Todo empezó cuando un Renault Megane gris con vidrios polarizados cruzó el peaje del kilómetro 142, en jurisdicción de Sauce Viejo y con dirección norte-sur. Tras ello fue parado por efectivos de la Policía Vial en un operativo de rutina. Sin embargo, cuando un agente se acercó a la ventanilla del conductor y le pidió que apagara el motor, éste le gritó “andate que te mato” a la vez que extendía su brazo empuñando un revólver calibre 38 cromado con el que comenzó a disparar para darse inmediatamente a la fuga a alta velocidad.

   Una patrulla salió entonces tras el Renault Megane, que les sacó alrededor de un kilómetro de ventaja, en una persecución que duró muy poco. En el kilómetro 135 el conductor —quien se presume iba hablando por celular— perdió el control del auto que salió del asfalto y chocó contra una alcantarilla de modo muy fuerte. Todo el tren delantero del vehículo quedó arrancado de cuajo. Y el chofer, que no llevaba puesto el cinturón de seguridad, murió desnucado en el acto por el fuerte impacto.

   El director provincial de coordinación de la Agencia de Seguridad Vial, Guillermo Cherner, confirmó que el vehículo fue hallado a unos 7 kilómetros de donde se inició la persecución, más precisamente en el ilómetro 135, junto a una zanja.

   Según el relato de los uniformados que lo siguieron, el conductor apagaba y encendía las luces con intermitencia, lo que llevó a pensar que “a muy alta velocidad quiso esconderse en el cantero central y se topó con una alcantarilla. No hay marca de frenado ni de otro vehículo involucrado”, aseguró Cherner.

   Si la conducta del hombre había sorprendido a la policía vial, la requisa del Megane también lo haría. “En primer término se trataba de un auto robado en la localidad de Sandford (hecho investigado por el juzgado de Instrucción 4) y en el baúl había al menos dos patentes más con dominios diferentes al exhibido. Asimismo se encontró una amoladora con varios discos para cortar cemento y metal, una sierra, un martillo, una barreta, chalecos antibalas, cuatro armas de fuego, entre ellas una antigua escopeta de un caño calibre 24 cargada con un cartucho, una pistola calibre 22 con cargador lleno, un revólver calibre 22 cargado, un revólver cromado calibre 38 cargado y municiones para armas calibre 22, 32, 38 además de cartuchos de escopeta calibre 32. Como si eso fuera pocoa, también había allí remeras, gorras y borceguíes de uniformes de la policía de Santa Fe”.

   El fiscal Fessia dijo que “prima facie este hecho no pareciera tener relación alguna” con el incidente que en la misma ruta, 24 horas antes, tuvo a funcionarios del Ministerio de Seguridad provincial como víctimas de un hecho intimidatorio (ver página 3), aunque aclaró: “en estos casos inicialmente no se descarta ninguna hipótesis”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS