Edición Impresa

Perotti: "Nunca teniendo tanto se ha hecho tan poco como en la gestión socialista"

Para el candidato a la Gobernación por el Frente Justicialista para la Victoria, el electorado se repartirá en tres opciones, peronismo, el oficialismo y el PRO.

Domingo 22 de Marzo de 2015

Omar Perotti es optimista de cara a las elecciones de gobernador y lo funda en que el justicialismo haya logrado una lista de unidad, que encabeza, y el impulso que darán los intendentes, jefes comunales y senadores peronistas. También tiene la certeza de que los santafesinos pretenden un cambio —"nunca teniendo tanto se ha hecho tan poco", dice sobre la gestión socialista—, pero buscarán una opción como "el peronismo, porque somos la esperanza y la tranquilidad de que en los momentos duros sabe cómo salir adelante, pero además por la experiencia, la capacidad de gestión y el conocimiento que tenemos de la provincia".

Para el candidato a la Gobernación del Frente Justicialista para la Victoria, el electorado se repartirá en tres opciones —peronismo, el oficialismo y el PRO— y descartó de plano un escenario de polarización que deje al margen al justicialismo: "Somos muy optimistas por lo que es la estructura y por la performance de las últimas elecciones del peronismo, por lo cual llegar al 30 por ciento no es una situación insólita sino que en junio vamos a estar superando esa cifra", avizora.

¿Cómo siente este comienzo de campaña, y que tanto del PRO como del socialismo hablen de una polarización entre ellos, dejando al margen al peronismo?

—Notamos que en la provincia se está hablando del peronismo y muy bien. Sin duda empezamos después que el resto de los candidatos pero con una fortaleza: estamos con una lista única, con toda la estructura de intendentes y presidentes de comuna presentes y muy activos, y de senadores muy importantes. La estructura política está firme, más allá de lo que muchos esperaban o deseaban desde otros lados, de que esto vuele en mil pedazos o que se pasaran un montón al otro lado. No se ha pasado nadie. Y esto da fortaleza no solamente territorial, sino que esa expresión da contagio, y eso es lo que estamos percibiendo. Nosotros vamos a estar con un nivel de instalación seguramente unos días antes de las Paso en todo el territorio provincial y después preparados para el envión final hacia el 14 de junio. Hoy tenemos muchas Paso en concejales en las grandes ciudades. Después del 19 de abril habrá sólo un primer concejal que encabece, un intendente, un senador, una cabeza de lista de diputados y obviamente una sola lista de gobernador con Alejandro Ramos (como compañero de fórmula), y ahí vamos a poner todas las energías para el empuje final que consiga un triunfo del justicialismo. Somos muy optimistas por lo que es la estructura y por la performance de las últimas elecciones del peronismo, por lo cual llegar al 30 por ciento no es una situación insólita sino que en junio vamos a estar superando esa cifra. Es imposible una polarización. Ya está claramente dividido en tres. La presencia del Frente Justicialista para la Victoria tiene asegurada esa situación.

En el caso del peronismo habrá una única fórmula para la categoría de gobernador en las Paso. ¿Esa es la unidad que esperaban, están conformes?

—Estamos conformes porque lo que uno está visualizando en cada departamento es muy positivo. Cuando recorríamos la provincia antes del cierre de listas no había una reunión con los afiliados y simpatizantes donde no terminaran diciéndonos: "Unanse, las internas son muy duras, nos desgastan, quedamos heridos". Y la provincia no está bien y tenemos que hacer un esfuerzo para que el peronismo esté en el gobierno. Y esto creo que nos llevó a todos a hacer el mayor esfuerzo posible detrás de este objetivo, de tener una propuesta superadora que les dé a los santafesinos la certeza de que se puede gobernar mejor, de que podemos cuidarlos mejor y que vamos a tener en el 2015 un gobierno diferente, que va a haber cambios. Personalmente, creí que el socialismo podía hacer mejor las cosas, pero claramente vemos que va detrás de los acontecimientos sin poder resolver cosas importantes. En la fórmula, tanto Alejandro Ramos, Héctor Cavallero (primer candidato a diputado provincial) y yo hemos sido intendentes que devolvimos nuestras ciudades mejor de lo que las encontramos, y estábamos en momentos difíciles. Y esa experiencia de gestión es un plus importante que ponemos a la consideración de los santafesinos, priorizando la lucha frontal contra el delito. Hace mucho que hablamos de la lucha contra el narcotráfico, de la necesidad de una conducción policial con mucha más presencia, un Estado mucho más presente en todos los barrios, en particular los más humildes, con inclusión y educación, y además con las acciones de prevención y disuasión de una policía diferente.

¿Por qué cree que ese tema llegó a su estado actual?

—Porque no se tomó en cuenta, se subestimó, por desconocimiento, por incapacidad, por complicidad, que cada uno le ponga la explicación que quiera, pero claramente el tema de seguridad se ha agravado, y hoy nosotros la definimos como una situación de emergencia, y en la emergencia hay que concentrar los recursos y la conducción, y eso lo vamos a hacer.

¿Qué opina sobre los gendarmes que van y vienen, siendo que Santa Fe es un Estado con una fuerza de seguridad propia?

—Como santafesino, y con una fuerza con 18 mil hombres, uno aspira a tener una policía propia con capacidad y profesionalismo como para cuidarnos. Sentimos que hay que tener una fuerte conducción política y marcar una clara línea divisoria entre aquellos que se disfrazan de policías para servirse de la fuerza y una actitud de respaldo para aquellos que con vocación de servicio ponen su vida en riesgo todos los días. Esa línea es un elemento rector para una policía que con profesionalismo, capacitación, equipamiento y tecnología tiene que cuidarnos de la mejor manera. En esta conyuntura esto no se da, por lo cual la posibilidad de contar con fuerzas federales en la transición, mientras lo que se consigue es una fuerza propia con profesionalismo y la cantidad suficiente de personal, creo que sería necesaria. En una transición y determinados muy bien los roles y las etapas.

En esta campaña provincial se está hablando mucho de las referencias nacionales y parece bastante centrada en la problemática de la provincia, ¿lo comparte?

—Claramente. Creo que la impronta la da la preocupación de los santafesinos, que quieren tener muy claro qué va a pasar con la conducción de la policía, con la seguridad, con su educación, con su futuro. Y además por la idiosincrasia del santafesino: se va a ser muy exigente en esta elección. Santa Fe no elige delegados sino gobernador. No me imagino un santafesino votando un delegado de Binner o de Bonfatti o de Macri, de Reutemann, Cristina, Scioli o de Randazzo. Santa Fe va a votar gobernador y elegirá a aquella persona que sienta que interpreta y defiende los intereses de la provincia de la mejor manera. Sentimos que el Frente Justicialista tiene que expresar una idiosincrasia santafesina siendo parte activa de un proyecto nacional y liderar las discusiones en las áreas donde Santa Fe es referencia. Si vemos las obras de infraestructura y energía que se están realizando, más el ferrocarril de cargas y de pasajeros, van a dar a Santa Fe un salto de competitividad muy importante que hay que aprovechar para posicionar la provincia y generar más empleo.

¿Le parece que esto no se aprovechó en estos años?

—Siento que no hay vocación productiva, ni de generación de empleo, ni de gestionar, ni de estar cerca de estas cosas. La gran diferencia la puedo sintetizar así: un gasoducto no es sólo un caño de gas, un tren no es sólo una vía, nosotros allí vemos desarrollo, la posibilidad de sacar a muchos pueblos del aislamiento. Allí tiene que estar el Estado para potenciar a nuestros pueblos. Decididamente lo que uno siente es que al socialismo le tocó gobernar en el mejor momento de recursos. Nunca hubo mayores presupuestos en la historia de los que tenemos hoy, lo dicen los datos oficiales. Sentimos que nunca teniendo tanto se ha hecho tan poco, por lo cual va haber un cambio y ese cambio va a tener al peronismo como protagonista porque somos la esperanza y la tranquilidad de que en los momentos duros sabe cómo salir adelante, pero además por la experiencia, la capacidad de gestión y el conocimiento que tenemos de la provincia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario