Edición Impresa

Perón, Lanusse Pastoriza y Usandizaga

A través de los años en el fútbol argentino fueron cambiando los recursos genuinos y lo que era importante en un momento al tiempo pasó a ser superfluo. En su comienzo fue el dinero que ingresaba a través de las entradas a la cancha, después la cuota societaria, luego la TV...

Domingo 25 de Enero de 2009

A través de los años en el fútbol argentino fueron cambiando los recursos genuinos y lo que era importante en un momento al tiempo pasó a ser superfluo. En su comienzo fue el dinero que ingresaba a través de las entradas a la cancha, después la cuota societaria, luego la TV y hoy se salva quien puede transferir un jugador. Es decir, hoy el patrimonio más importante que tienen los clubes son sus jugadores. Y así lo entendieron todos los que son partícipes necesarios: dirigentes, inversores, agentes de Fifa y los que forman el entorno del fútbol. Como en todos los rubros y actividades del hombre, los sindicatos pasaron a tener un rol muy importante en la vida del país ya sea protegiendo a su afiliados como también a partidos políticos y como el fútbol no es una isla, ya que produce un hecho social de mucha importancia, también los jugadores crearon su gremial y así nació Futbolista Argentinos Agremiados en 1944. Y aunque parezca mentira la primera huelga fue en 1948, y terminó con el éxodo de los mejores jugadores a Colombia.

Fue durante el gobierno de Perón, siempre al lado del trabajador. Esa huelga fue como consecuencia de que los clubes no querían pagar sueldos en blanco. Es decir los incumplimientos de las pautas en los convenios fueron desconocidos por los dirigentes desde toda la vida.

Pero tendrían que pasar casi 30 años para que apareciera el Estatuto del Futbolista bajo la presidencia del Pato Pastoriza en Agremiados, curiosamente bajo un gobierno de facto, del general Lanusse.

Pasaron 65 años desde la creación de la gremial y hasta el día de hoy siempre hay una parte que no se cumple según dicta el estatuto. Se producen incumplimientos en las dos partes. Recordemos el tema de Fabbiani, que no quiere jugar más en Newell's a pesar de que no existen deudas y tiene un préstamo hasta junio otorgado por Cluj de Rumania. Y por el lado de Central, Leonardo Borzani no fue a la pretemporada porque al acogerse al arreglo por el 20 por ciento de aumento en sus remuneraciones, aceptado en el Estatuto y cumplido el plazo queda libre, el club lo castiga aduciendo que es un mal agradecido como si el jugador no hubiera dado respuestas futbolísticas correctas. Lo que sorprende es que esto lo señala el asesor jurídico del club, que estudió derecho donde seguro le enseñaron cómo defender a los ciudadanos que hacen uso y respetan lo que está escrito en los códigos y estatutos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario