Edición Impresa

Pérdidas millonarias por un paro de amarradores

Continúa en el cordón industrial el paro de un grupo de amarradores autoconvocados y las pérdidas generadas en la actividad superan los tres millones de dólares. Desde el lunes los...

Jueves 23 de Mayo de 2013

Continúa en el cordón industrial el paro de un grupo de amarradores autoconvocados y las pérdidas generadas en la actividad superan los tres millones de dólares. Desde el lunes los operarios reclaman la actualización del convenio del Complejo Oleaginoso Portuario Agroexportador 2013 (Copa). Al reclamo se le agrega una interna gremial, puesto que los trabajadores díscolos no forman parte del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (Somu), el cual no se sumó a principios de año a la firma del Copa.

El paro de los trabajadores marítimos comenzó en la medianoche del lunes y se lleva adelante "para reclamar la implementación del Copa 2013 en los haberes de los trabajadores", explicó Edgardo Quiroga, secretario general de la CGT San Lorenzo. Dicho convenio, firmado y homologado en marzo de este año en el Ministerio de Trabajo de la Nación, elevó el haber de los trabajadores a 7.250 pesos.

"Se le ha pagado a los Patrones Fluviales y a Marina Mercante, pero las empresas se han negado a pagarle a los trabajadores amarradores", explicó Quiroga, y aclaró: "El Somu fue invitado a la firma del Copa, pero se negó y eso fue considerado por las empresas como una imposibilidad para pagarlo. Hoy reclaman los trabajadores que no están en ese gremio que sí están asesorados por esta CGT".

Conciliación desoída.El paro pudo quedar sin efecto el martes luego de que el Ministerio de Trabajo de la Nación dictara sobre los amarradores una conciliación obligatoria, pero la medida fue desoída por la CGT, puesto que "no hemos recibido ningún tipo de notificación oficial sobre la medida", argumentó Quiroga.

El segundo intento fallido fue el miércoles, cuando en la sede local del Ministerio de Trabajo de la Nación miembros de la CGT y empresarios se vieron las caras tratando de destrabar el conflicto. "No pudimos cerrar un acuerdo y pasamos a un cuarto intermedio hasta el jueves al mediodía. Todavía quedan detalles por aclarar", informó Quiroga apenas terminada la reunión.

Afectados.La medida de fuerza afecta desde el lunes la carga y descarga de los buques de la zona de Timbúes, San Martín y San Lorenzo, que estuvieron durante más de 72 horas sin poder amarrar o zarpar desde los puertos de estas localidades. Sumando los buques que esperaban en cada puerto y los buques que quedaron en rada, esperando su turno, en pleno río, "unos 30 barcos están varados en la zona", explicó Guillermo Wade, gerente de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (CAPyM).

Cada demora representa un gasto de 20 mil dólares por barco, o sea que el paro de amarradores le está costando a los empresarios del sector unos 600 mil dólares por día y casi 2 millones de la moneda extranjera desde que se inició la medida de fuerza. "Y a esos barcos hay que sumarle otros que se encuentra esperando en una zona segura —sobre el Mar Argentino o sobre el Río de la Plata— para acceder al área portuaria", destacó Wade.

Antecedente.Quiroga recordó por su parte que "el año pasado, tras una idéntica situación, las empresas y los trabajadores nos presentamos en la Cooperativa de Trabajadores Portuaria y ahí se formalizó el acuerdo a través del cual los amarradores cobraron el Copa 2012 y hoy pretendemos lo mismo".

Wade por su parte razonó al respecto que "en esta circunstancia las diferencias entre el Somu y los amarradores son las que traban la solución del conflicto", y disparó: "La CGT debería hablar con el Somu y no tomar de rehenes a los puertos. Si el Somu se suma se destraba todo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS