Edición Impresa

Pérdidas millonarias por el paro en el cordón Industrial

La estimación fue realizada por directivos de varias de las empresas afectadas que tuvieron que paralizar su actividad por la protesta.

Domingo 01 de Septiembre de 2013

La huelga con cortes en las rutas del cordón industrial que rodea a San Lorenzo provocó esta semana pérdidas que ascienden a 5 millones de dólares por día. La estimación fue realizada por directivos de varias de las empresas afectadas que tuvieron que paralizar su actividad por la protesta.

   La medida fue impulsada por la CGT 17 de Octubre, de escasa representación en la zona, pero que garantizó los efectos de un paro por 48 horas con la modalidad de piquetes. Por no haber sido consultados, no adhirieron ni la CGT San Lorenzo ni la Uocra, que concentran la mayoría de la representación gremial del cordón.

   Algunos gremios que no adhirieron al paro se preguntan “por qué, si la convocatoria pretende ser masiva, no permiten que los trabajadores adhieran voluntariamente y no porque no pueden ingresar a sus lugares de trabajo”.

   Los motivos de la protesta se parecieron a una excusa: el apoyo a los 40 empleados de la Petroquímica Capitán Bermúdez, que está paralizada desde hace dos meses, momento desde el cual no se pagan salarios, mientras el propietario de la fábrica, Andrés Taselli, se niega a abonar la indemnización completa.

   Para el centenar de empresas que se vieron afectadas por la medida gremial de esta semana, que también paralizó el transporte, la protesta “fue un fracaso, porque están pidiendo a través del patoterismo respuestas de una empresa que está cerrada y fundida, afectando a cientos de firmas y trabajadores que no tienen voluntad de paro”.

   La preocupación en la zona es que medidas de este tipo profundicen las desventajas competitivas de la región y pongan en riesgo así a otras fuentes de trabajo. “Con estos piquetes se están ahuyentando nuevas inversiones y promoviendo cierres o reducción de actividad en las plantas instaladas”, dijo un directivo de una empresa cercana a Cargill, que ya decidió adelantar la parada de su planta en Puerto General San Martín para trasladar por seis meses las operaciones a Villa Gobernador Gálvez.

   Entre las quejas por la medida de la última semana, se escuchó un unánime reproche a lo que consideran una “inacción” del gobierno provincial y de los gobiernos municipales de la zona. “Se dejan sitiar las ciudades perjudicando a sus propios vecinos, cuando podrían haber tomado medidas preventivas apostando a la Policía en los pocos ingresos que fueron bloqueados por apenas un puñado de militantes, y así garantizar la circulación y el acceso de trabajadores a sus plantas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS