Edición Impresa

Pepe Cibrián debuta con su versión musical de "Otelo"

Se trata, según adelantó el director, de una versión libre de la obra de William Shakespeare que en esta ocasión pone en el centro de la tragedia el tema de la traición entre amigos, y no el de los celos conyugales. El elenco subirá a escena hoy, a las 21, en el teatro El Círculo, y continuará mañana y pasado mañana.

Viernes 24 de Abril de 2009

La compañía que dirige Pepe Cibrián Campoy debuta hoy con su versión de "Otelo". Se trata, según adelantó el director, de una versión libre de la obra de William Shakespeare que en esta ocasión pone en el centro de la tragedia el tema de la traición entre amigos, y no el de los celos conyugales. El elenco subirá a escena hoy, a las 21, en el teatro El Círculo, y continuará mañana y pasado mañana.

El director explicó que "Otelo no sigue a nadie", en referencia a la incidencia del texto original del dramaturgo inglés. Es más. Cibrián Campoy desplazó el núcleo argumental que en el texto original son los celos hacia la traición del amigo. "Esta obra no es el texto isabelino, sino una versión libre de una obra de Shakespeare. Agregué y quité personajes y conflictos. El conflicto central es el hecho de no ser incondicional. Acá Otelo mata a Desdémona pero por consecuencia de otras circunstancias", puntualizó.

Sobre las razones de ese desplazamiento señaló que intervinieron razones personales y también la realidad, aunque no se trató de una decisión deliberada: "Uno como autor se pone en toda obra. Angel (Mahler) y yo vivimos en los últimos años traiciones muy grandes de gente muy querida. En lo personal fue la muerte de mis padres, que uno lo siente como una traición. Pero cuando escribí «Otelo» no me dí cuenta que estaba haciendo eso. Yo soy una persona que existo y luego pienso, y no pienso y luego existo".

Cibrián Campoy aseguró que no es ajeno a esa circunstancia: "Esto habla también del poder. Lo hago desde «Calígula», o «Aquí no podemos hacerlo» y «De aquí no me voy», en el 78 y el 80. Soy un hombre comprometido con la realidad política que vivo y me influye", señaló y completó: "Uno escribe a través del ser nacional, porque vive en un lugar, con quienes trabaja y lo forman. Esto es lo que yo soy, pero no tengo necesidad de tocar tango para mostrarlo. «Otelo» para mi en este momento nos representa y lo quisimos hacer de esta manera".

De la puesta en escena, que cuenta con un amplio despliegue de vestuario que evoca un carnaval veneciano, participan 45 personas, de las cuales 20 son actores y cantantes rosarinos que participaron del seminario que el director dio la semana pasado en la ciudad y que reiterará en Córdoba, Mar del Plata, Mendoza, Tucumán y Salta. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario