Edición Impresa

Pediatra detalló casos testigo en Malabrigo

Lunes 27 de Abril de 2009

El plenario de San Jorge confrontó las realidades de la población expuesta a los residuos químicos provenientes de las explotaciones agrarias y del sector productivo. En el debate se expusieron testimonios y fundamentos científicos que demuestran que el uso indiscriminado de agrotóxicos afecta la salud humana y el medio ambiente.

El médico Rodolfo Paramo, de larga trayectoria como neuropediatra del hospital José María Cullen de Santa Fe, dijo que al comienzo de su carrera "de cada 10 mil nacidos vivos, uno sufría algún tipo de malformación, una cifra que coincidía con las estadísticas mundiales".

De su experiencia como pediatra en Malabrigo, en el nordeste provincial, explicó que en cierto momento comenzó "a notar más incidencia de casos de problemas respiratorios. El acopio de cereales de la ciudad estaba dentro del ámbito urbano. Por vía judicial y una larga lucha, logramos que se ubique afuera. La localidad tiene entre 15 y 20 nacimientos por mes y en 1995, aparecieron 12 casos de chicos con malformaciones muy severas que fueron incompatibles con la vida. Muchas de ellas estaban relacionadas con afecciones al neuroeje —el cerebro y la médula—. Hubo casos de falta de desarrollo de la masa encefálica, alteraciones en el cierre del tubo neural y ausencia de pared abdominal".

El profesional contó que "en ese momento no se sabía qué sustancia bloqueaba o impedía el accionar del ácido fólico, protector de la génesis del sistema nervioso central. Tras investigar, comenzamos a sospechar de un producto de la empresa Monsanto que fue categorizado como levemente tóxico y que, según argumentaban, en contacto con la tierra se desactivaba y no tenía poder residual".

"El Concejo y el municipio reaccionaron rápidamente y prohibieron el ingreso y el acopio de cualquier producto agroquímico dentro del perímetro urbano", dijo, y "a partir de allí desaparecieron las malformaciones, que según nuestras estadísticas se daban a los 8 ó 9 meses posteriores a las campañas de fumigación. No pudimos afirmar si se trataba de ese producto, pero la relación causa-efecto nos dio la razón", dijo Paramo y explicó que se dio un proceso similar respecto a los casos de cáncer, principalmente de tubo digestivo o del sistema respiratorio y de abortos espontáneos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS