Edición Impresa

Paulón declaró en la causa por la represión del Villazo

El dirigente de la UOM de Villa Constitución Victorio Paulón declaró en la causa que investiga la represión desatada en esa ciudad en marzo de 1975 contra los trabajadores, principalmente de...

Viernes 08 de Noviembre de 2013

El dirigente de la UOM de Villa Constitución Victorio Paulón declaró en la causa que investiga la represión desatada en esa ciudad en marzo de 1975 contra los trabajadores, principalmente de Acindar. El sindicalista, que fue durante seis años preso político, explicó las decenas de asesinatos y los centenares de detenidos, en una relación de conveniencia mutua entre la "burocracia sindical", en ese entonces liderada por Lorenzo Miguel, y la empresa metalúrgica cuyo presidente era José Martínez de Hoz.

Paulón prestó declaración ante el fiscal titular de la unidad para causas por violaciones a los derechos humanos, Gonzalo Stara.

El sindicalista aseguró que "el caso de Acindar es paradigmático de lo que fue la complicidad civil o empresaria durante el terrorismo de Estado", y recordó que "el CEO de Acindar en aquel momento, Martínez de Hoz, asumió después del golpe como ministro de Economía, y su lugar fue ocupado por Alcides López Aufranc, un general retirado y uno de los primeros argentinos adiestrados en la escuela francesa contra la insurgencia". Planteó que "Acindar vanguardizó a todo un sector del empresariado en el período previo al golpe", y que "la persecución de la empresa hacia sus trabajadores se desarrolló desde marzo del 74 hasta diciembre del 82".

Sobre la represión del Villazo, Paulón recordó que "el 20 de marzo de 1975 una columna de alrededor de un kilómetro y medio de vehículos se desplazó por la vieja Ruta 9, entre los que había carros de asalto de la (policía) Federal, vehículos de la Prefectura y Gendarmería, autos de civil con personal de civil con brazalete de Juventud Sindical y CNU, todos ellos ocuparon militarmente la ciudad, desplazaron a la policía provincial de Villa Constitución, concentrando la represión que significó en esa madrugada más de 200 allanamientos, pinzas en la entrada y salida de turnos de fábrica, y la detención de más de un centenar de dirigentes, comisión interna, delegados, activistas, metalúrgicos y directivos del sindicato de la Unión Ferroviaria y la Fraternidad de Villa Constitución".

La seccional Villa Constitución de la UOM había sido ganada por la Lista Marrón, que entre otros lideraba Alberto Piccinini, antiburocrática y opuesta a Lorenzo Miguel. Ante esta situación el gobierno de Isabel Perón ordenó el llamado operativo Serpiente Roja contra los trabajadores del Cordón Industrial.

Paulón señaló que "fui elegido para integrar el comité de lucha, siendo detenido el 1º de mayo del 75, 20 días antes de que finalice la huelga", quedando a disposición del Poder Ejecutivo nacional (PEN), y pasando por distintas cárceles del país, recibiendo tratos inhumanos hasta ser liberado en 1981.

Dijo que "lo que al principio fue la presencia uniformada de la policía federal en el albergue de solteros de Acindar se transformó en un centro clandestino de detención temporario, por donde pasaron varias de las víctimas aún desaparecidas".

Declaró que "en la propia Acindar hubo funcionarios que cumplieron su rol de represores con gran fervor, como el caso de Pedro Asnare, Marcelo Pellegrini, Torralbo, y al mismo tiempo otros que permitieron salvar la vida de compañeros, como el caso de Edgardo Cafese". Resaltó también que "por la honorabilidad de quienes ocupan hoy los mismos lugares que antes ocuparon otros, se impone la necesidad de conocer la verdad en todo su alcance".

Sobrevivientes reconocieron La Calamita

Dos sobrevivientes del centro clandestino de detención La Calamita, en Granadero Baigorria, reconocieron el miércoles pasado el lugar como el sitio donde estuvieron cautivos durante la última dictadura, en el marco del juicio oral por la causa Guerrieri II.

Viviana Nardoni y Carlos Novillo "reconocieron todo" y "dieron muchos datos", dijo el abogado querellante Santiago Bereciartúa.

Los testigos realizaron la inspección junto a los miembros del tribunal, integrado para este juicio por los jueces entrerrianos Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros, y el fiscal Stara. También participó Alicia Bernal, hija del militante comunista desaparecido durante la última dictadura Tito Messiez, quien fue asesinado allí por la patota del Batallón de Inteligencia 121 de Rosario.

Previamente, también hizo una constatación Juan Daniel Amelong, imputado en la causa, quien afirmó que era "la primera vez que visitaba el lugar", reseñó Bereciartúa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS