Edición Impresa

Paró en un semáforo, lo balearon y le robaron un maletín del auto

Fue la tarde de ayer en la esquina de Santa Fe y Río de Janeiro. El hombre está fuera de peligro. Dos jóvenes en moto y armados le sacaron un maletín con una notebook. Riteración de hechos.

Viernes 16 de Marzo de 2012

Un contador de 48 años y oriundo de la ciudad de Cañada de Gómez fue herido de bala la tarde de ayer durante un asalto que sufrió mientras, a bordo de su auto, esperaba la luz verde del semáforo en la esquina de Santa Fe y Río de Janeiro, en la zona oeste de la ciudad. Como consecuencia del ataque, la víctima fue alcanzada por un disparo calibre 9 milímetros en la pierna izquierda, por lo que tuvo que ser operado en el Hospital Provincial del Centenario, mientras que otro proyectil le rozó la cabeza y no lo mató de milagro. Vecinos del lugar aseguraron horas después del suceso que esa esquina fue escenario de al menos cinco hechos similares en los últimos meses.

Eran aproximadamente las 16 cuando Abel Ricardo Macchi conducía su Ford Focus blanco, patente IUN722, por calle Santa Fe en dirección al oeste. Al llegar al cruce con Río de Janeiro detuvo la marcha para esperar la luz verde del semáforo y, en esas circunstancias, una moto tipo enduro que se desplazaba en su misma dirección se le puso a la par, junto a la puerta del conductor. Un muchacho bajó de la moto y, de acuerdo a los testigos, exhibió un arma de fuego para intimidar al hombre y obligarlo también a bajar del vehículo. Además, de un culatazo rompió la ventanilla.

Inmediatamente, y con Macchi abajo, el delincuente lo obligó a abrir el baúl del auto mientras lo seguía apuntado con el arma. Entonces se produjo un forcejeo entre la víctimia y el malhechor, quien gritaba "dámela, dámela", según dijeron los vecinos. Fue hasta que el joven asaltante logró sacar un maletín en el cual, según la denuncia policial, había una notebook con archivos del estudio contable de Macchi.

En el suelo. El profesional recibió en esa situación los dos tiros y quedó tendido en el suelo totalmente ensangrentado, lo que alteró a los vecinos del lugar, que debieron llamar a la policía y a una ambulancia del Sies que trasladó al herido hasta el hospital del Centenario.

Un testigo que pasó ocasinalmente por el lugar dio ayer un testimonio escalofriante y que pinta la magnitud del robo."Le tiraron a matar y se salvó de casualidad".

Macchi es un contador de Cañada de Gómez que tiene junto a su socio, Aníbal López, una sucursal de su estudio contable en Rosario. Fue precisamente López quien descartó anoche en las puertas de la seccional 6ª, donde se llevan a cabo las actuaciones del episodio, que "lo hayan seguido" a su socio. "Somos contadores y tenemos un estudio en Cañada de Gómez y otro en Rosario, este robo fue de pura casualidad", dijo alterado por las circunstancias ya que a esas horas su compañero entraba al quirófano.

Sin embargo, los pesquisas policiales se mostraron sorprendidos por el accionar delictivo. "Es muy raro que lo hayan robado al azar, lo hicieran bajar del auto y le robaran una valija del baúl. Es claro que tenían información precisa de lo que llevaba, si bien la denuncia formal sostiene que le sustrajeron sólo una notebook no se entiende tanta resistencia por parte de la víctima. Estamos averiguando otras instancias que tal vez se desconozcan", manifestó una alta fuente policial.

Un vecino de la zona aseguró que "en los últimos tres meses hubo al menos cinco robos" y recordó que "en uno de ellos asaltaron a tres mujeres que venían del banco y les sacaron un maletín que llevaban el el asiento trasero del auto".

En tanto, a sólo 100 metros de allí, en el cruce de Eva Perón y Río de Janeiro, el pasado 3 de febrero asaltaron al reconocido conductor de radio y televisión Alberto J. Llorente y a su hija. Igual que ayer, dos delincuentes en moto los abordaron cuando esperaban la luz verde del semáforo, rompieron la ventanilla del acompañante, amenazaron a la joven con un arma en el cuello y le robaron la cartera.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario