Edición Impresa

Paro en las terminales portuarias del Cordón industrial

Los sindicatos Supa y Somu se acusan por el incumplimiento de un acuerdo firmado ante Jorge Capitanich. Herme Juárez, en Casa Rosada.

Sábado 10 de Mayo de 2014

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu) lanzó un paro nacional por entender que el diferendo de representación sindical jurisdiccional que sostiene con el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa), de Puerto General San Martín, Bella Vista, Timbúes y Puerto Gaboto, vuelve a exponerse sin que se respete un principio de acuerdo en el que ambas entidades se habían comprometido y que, a entender de los marítimos, los portuarios incumplieron.

Es que, tal cual lo publicó el diario digital SL24, el pasado 17 de abril Somu y Supa convinieron una tregua por 120 días para resolver el diferendo por el cual ambos gremios se consideran con derecho a operar en los puertos de las localidades en las que ambos tienen jurisdicción, y que fue firmada por ambas partes ante el mismo jefe del Gabinete, Jorge Capitanich.

 

Vuelo.A media tarde de ayer, Herme Juárez, secretario general de Supa, despegó desde el helipuerto del Centro Operativo de Rescate y Emergencias Portuarias de Puerto General San Martín con destino a la Casa Rosada para entrevistarse con el jefe de Gabinete. El objetivo del encuentro es superar el conflicto generado por los marítimos quienes lanzaron un paro que afecta la operatividad del complejo agroexportador. "Los portuarios nada tenemos que ver con ello", aclararon desde el Supa.

La intervención de Capitanich se produjo luego que el Ministerio de Trabajo no pudo encauzar el conflicto y ante un paro que, se presagiaba, iba a lanzarse en el marco de la cosecha gruesa.

La acusación del Somu fue desmentida por el Supa. En un comunicado, los portuarios explican que la entidad "no generó ningún conflicto que justifique la medida adoptada por el Somu, de la que es totalmente ajena".

"La actividad del personal del Supa en los puertos donde opera es absolutamente normal", agrega eltexto que responsabiliza a los marítimos de adoptar "medidas ilegítimas e irresponsables violando el compromiso asumido ante la Jefatura de Gabinete de la Nación". En tal sentido, Herme Juárez confirmó que tal circunstancia "ya fue debidamente aclarada ante el Ministerio de Trabajo de la Nación; incluso ya le mandé las copias del caso al ministro Capitanich".

 

Consecuencias. La huelga afecta los muelles de las empresas Nidera, Toepfer y Bunge en Puerto San Martín, y a los de Dreyfus y Noble en Timbúes, así como a aquellos buques que estibe la Cooperativa de Trabajos Portuarios Puerto San Martín que completen la carga en los puertos de Quequén, Necochea y Bahía Blanca.

En materia económica, ello repercute en el ingreso de divisas y en un sobrecosto de fletes que promedia los 20 mil dólares por buque y por día, mientras que en materia logística paraliza a unos 10 mil camiones que circulan hacia los citados puertos. Con las playas de descarga abarrotadas de rodados, los transportes comienzan a amontonarse a los costados de las rutas.

Cámaras. "Es creciente la preocupación en el sector por un conflicto intersindical en el apogeo de la cosecha", dijo Andrés Alcaraz, de la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara). "Un centenar de barcos podrían verse afectados,lo que arrojaría una pérdida que rondaría los 10 millones de dólares", acotó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario