Edición Impresa

Paranoia y suspenso de alto voltaje en Homeland

Hoy se estrena en FX la segunda temporada de la serie que arrasó en los premios Emmy. Un thriller político con personajes fuertes.

Domingo 21 de Octubre de 2012

La espera terminó. Los que el año pasado quedaron prendidos al televisor con "Homeland" —la serie sobre una agente de la CIA que persigue un veterano de Irak convertido a Al Qaeda— hoy podrán ver cómo sigue la intrincada historia. Esta noche, a las 22, por el canal FX, se estrena la segunda temporada de la serie que resultó la gran ganadora de la última entrega de los Emmy.

Todos hablan de "Homeland". Hasta el presidente Barack Obama dijo que es su serie preferida. El programa ya había ganado dos Globos de Oro, pero el pasado 23 de septiembre sorprendió cuando destronó a "Mad Men" en los premios Emmy. El programa de los productores ejecutivos de "24" se llevó seis trofeos, la mayoría en ternas fuertes: mejor serie dramática, mejor guión y mejor actor y actriz protagónicos.

La serie propone una mirada distinta sobre la guerra de Irak, donde el escenario ya no está en tierras lejanas sino en el propio corazón de las fuerzas armadas y las agencias de inteligencia de EEUU. La historia comienza cuando el sargento Nicholas Brody (Damian Lewis) regresa a su país como un héroe, luego de pasar los últimos ocho años prisionero del enemigo, al punto que ya se lo había dado oficialmente por muerto. Rescatado de manera fortuita por un comando de marines, es recibido con toda pompa por militares y políticos, y se convierte en una figura popular a través de los medios.

Pero no todo es lo que parece. La agente de la CIA Carrie Mathison (Claire Danes) cuenta con un dato revelador que años atrás consiguió de un informante iraquí: ella está convencida de que Brody es, en realidad, un infiltrado, que fue "convertido" por Al Qaeda con el objetivo de realizar un atentado dentro de EEUU.

Las respectivas historias personales no son un dato menor. Brody dejó al partir una familia muy distinta de la que encuentra años después. Sus hijos han crecido y apenas lo conocen, y su esposa Jessica estaba rearmando su vida sentimental junto a quien fue el mejor amigo del sargento. Carrie, por su parte, también tiene mucho que esconder, sobre todo a sus jefes, a quienes oculta un trastorno bipolar que podría restarle crédito a su profesionalismo.

En la primera temporada la agente Mathison persigue incansablemente a Brody, trata de convencer a sus jefes con sus argumentos, pero al final siempre se le escapa. No puede demostrar que ese militar aparentemente ejemplar está a punto de cometer un atentado terrorista. La historia de complejiza cuando el sargento y la agente se involucran brevemente como amantes, un romance que dejará profundas huellas en Carrie.

LO QUE VIENE. La segunda temporada de "Homeland" da un salto de seis meses en el tiempo. Carrie está tratando de recuperarse de los dramáticos eventos que la dejaron fuera de la CIA y la obligaron a someterse a una terapia de electroshock. Después de atravesar momentos difíciles, la ex agente parece haber encontrado un pequeño oasis de paz y refugio en su familia. Pero su frágil tranquilidad se interrumpe cuando la agencia de inteligencia la convoca para hablar con un contacto en Medio Oriente que sólo quiere revelarle un dato a ella.

Nick Brody, mientras tanto, está muy ocupado en su nuevo rol de legislador, y también tiene chances a ser candidato a vicepresidente del país. Sin embargo, a pesar de haber llegado a las altas esferas del poder, siente que no puede aportar nada a la política exterior con su enfoque pacífico, y continúa atado a los vaivenes de Abu Nazir, el líder terrorista ante quien se comprometió mientras era prisionero.

Los dos primeros capítulos de la segunda temporada —que ya arrancó en EEUU— tuvieron excelentes críticas. La paranoia, la desconfianza y el espionaje siguen presentes, pero también reaparece con fuerza esa combinación de desequilibrio y entereza que caracteriza a Carrie, que vuelve al ruedo con muchas dudas pero con su tenacidad intacta. En la vereda de enfrente, Nick también duda, mientras la CIA está cada vez más cerca de descubrir la verdad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario