Edición Impresa

Paraná: Buscan a un joven por crimen de un docente

Un joven de 22 años era buscado intensamente anoche como sospechoso del crimen del docente universitario Claudio Vera, cometido diez día atrás en la ciudad de Paraná, ya que sus huellas fueron halladas en una botella de vino secuestrada en la casa de la víctima.

Miércoles 30 de Abril de 2014

Un joven de 22 años era buscado intensamente anoche como sospechoso del crimen del docente universitario Claudio Vera, cometido diez día atrás en la ciudad de Paraná, ya que sus huellas fueron halladas en una botella de vino secuestrada en la casa de la víctima. Según fuentes allegadas al caso, se trata de un muchacho oriundo del barrio San Agustín de la misma capital entrerriana.

Los voceros consultados confirmaron que la jueza de Instrucción paranaense Elisa Zilli, a cargo de la investigación, ordenó la detención del sospechoso. "Se está culminando una serie de pericias, tanto de criminalística como de informática, fundamentales en relación a este hecho", sostuvo el jefe de Homicidios de la policía entrerriana, Angel Ricle, y agregó: "Estamos sobre pistas firmes y con grandes novedades".

Apuñalado. Docente de la Universidad Autónoma de Entre Ríos y dirigente de la Asociación Gremial del Magisterio de esa provincia, Vera fue encontrado asesinado el pasado lunes 21 de abril en su departamento de Urquiza al 200, en el centro de Paraná. El docente de 43 años estaba maniatado, tenía una profunda puñalada en la zona del bazo y un golpe en la cabeza, dado con una plancha, además de signos de haber sido ahorcado con un cable.

Según la autopsia, el profesor murió unas 24 horas antes de ser encontrado por un familiar y luego de una larga agonía, ya que el examen forense determinó que ni el golpe ni la puñalada provocaron su muerte inmediata. Asimismo, el cuerpo de la víctima presentaba quemaduras de cigarrillos compatibles con signos de tortura.

Los voceros consultados deslizaron que las sospechas sobre el joven de 22 años cuyas huellas aparecieron en una botella de vino secuestrada en la escena del crimen desplazan, en principio, la pista que conducía a un hombre que fue detenido recientemente por el asalto a un docente perpetrado el mismo día del crimen de Vera y en la misma calle.

En ese caso el docente no sufrió lesiones aunque, por la similitud y la cercanía entre los lugares de los hechos, la jueza Zilli investigó su posible relación con el homicidio de Vera, pista que ahora parece desvanecerse. Máxime teniendo en cuenta que no se registraron faltantes en el departamento de la víctima, cuya puerta de ingreso tampoco revelaba signos de haber sido forzada, lo que sugiere que el docente pudo haber conocido al homicida y que él mismo lo dejó entrar a su vivienda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario