Edición Impresa

Paraná: 8 años y 4 meses de prisión al conductor que mató a un chico

El tribunal respaldó un acuerdo entre la Fiscalía y la defensa para fijar la sanción a Silvio Díaz por atropellar a la víctima fatal.

Martes 07 de Abril de 2015

El tribunal de la ciudad de Paraná homologó el acuerdo de la Fiscalía y la defensa y condenó a Silvio Díaz —acusado de atropellar y matar a Juan Manuel Martínez Zurbano, un niño de seis años— a ocho años y cuatro meses de prisión efectiva. El hecho había ocurrido hace 10 meses ante una escuela de la capital entrerriana.

Cabe recordar que las pericias habían demostrado que Díaz cuando atropelló al niño conducía alcoholizado, bajo los efectos de cocaína y a más de 100 kilómetros por hora. La querella se había opuesto a que se hiciera un acuerdo y había solicitado continuar con el juicio oral y público.

La Fiscalía y la defensa acordaron que Díaz cumpliese la pena mínima por el delito de homicidio simple, que es de entre ocho y 25 años de cárcel, fijándola en ocho años y cuatro meses de prisión efectiva. Este acuerdo de juicio abreviado había sido rechazado por los abogados querellantes representantes de la familia Martínez Zurbano, doctores Marciano Martínez y Enrique Martínez.

Finalmente el tribunal, integrado por Miguel A. Giorgio, José M. Chemez y Elbio Garzón, decidió confirmar la condena por homicidio simple.

Díaz estuvo representado por los doctores Alberto Silva Velazco y Corina Beisel, en tanto que la acusación pública recayó sobre la fiscal Carolina Castagno.

El rumor sobre las negociaciones entre la Fiscalía, la querella y la defensa circulaba desde hace varias semanas en los Tribunales de la capital entrerriana. En estos 10 meses se planteó la discusión si se trató de un homicidio culposo —imprudente— o un homicidio simple; el primero tiene una pena entre seis meses y cinco años, y el segundo entre ocho y 25 años de cárcel.

El hecho juzgado. El viernes 6 de junio de 2014 frente a la Escuela Nº 1 Del Centenario, ubicada en la avenida Alameda de la Federación de Paraná -una de las principales arterias de la ciudad-, y cuando decenas de alumnos ingresaban al turno mañana del establecimiento, Díaz, a alta velocidad y tras cruzarse el semáforo en rojo, chocó varios vehículos estacionados y a dos niños que esperaban en la vereda para cruzar la calle.

Como consecuencia del incidente, el niño Martínez Zurbano murió arrollado, y su hermano Santiago, de 11 años, sufrió serias lesiones en sus piernas que ameritaron su inmediata intervención quirúrgica.

Díaz conducía un Volkswagen Voyage a más de 100 kilómetros por hora, en estado de ebriedad y bajo los efectos de cocaína.

Díaz quedó detenido con prisión preventiva por orden de la jueza Marina Barbagelata. También hubo varias marchas multitudinarias reclamado justicia y seguridad vial por las calles de Paraná. En octubre pasado el acusado fue excarcelado por la Cámara de Casación Penal, que entendió que ya no había peligro de fuga ni de entorpecimiento de la investigación. A la semana de esa medida de la Justicia, Díaz pidió perdón públicamente a la familia del niño muerto, pero enseguida incumplió las reglas de conducta que le impusieron y fue detenido en un bar céntrico de Paraná cuando consumía alcohol y droga disfrazado con una peluca. Por ello volvió a la cárcel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario