Edición Impresa

"Para mí Rosario es un lugar único en el mundo", destacó el actor Gastón Pauls

“Brisas heladas” es la adaptación cinematográfica de la obra teatral de Postiglione que fue estrenada en la ciudad en 2013 y este año se presentó en Buenos Aires.

Sábado 26 de Julio de 2014

Gastón Pauls pasó por Rosario para participar del último día de filmación de “Brisas heladas”, la nueva película de Gustavo Postiglione. El actor, que rodó escenas en la Biblioteca Vigil, compone a un personaje que al final resulta clave en la trama policial del filme. “Brisas heladas” es la adaptación cinematográfica de la obra teatral de Postiglione que fue estrenada en la ciudad en 2013 y este año se presentó en Buenos Aires. En los papeles protagónicos figuran María Celia Ferrero, Juan Nemirovsky, Norman Briski y la cantante franco-uruguaya Elli Medeiros. Además contó con las participaciones de Carlos Resta, Popono Romero y Coki Debernardi. La historia, que combina drama y comedia, gira en torno a Mabel y Bruno, dos hermanos con vínculos complejos. Mabel intenta refugiarse en la casa de Bruno, y entre el amor y la locura se topan con situaciones límite. Gastón Pauls habló con Escenario sobre la filmación y su relación especial con Rosario.

   —¿Qué te sedujo de filmar con Postiglione? ¿Qué referencias tenías de él?

   —Que la propuesta venga de él me parecía interesante. Ya había una propuesta previa para esta película para otro personaje, pero yo no pude por una cuestión de fechas, y después me repropuso este personaje. Yo también estaba complicado con las fechas, pero al final le encontramos la vuelta y me encantó. Yo lo conocía a Gustavo, conocía sus pelis. Había visto “El asadito” hace un montón de años y me gustó mucho. Así que cuando me convocó me pareció que era una buena oportunidad para hacer un primer trabajo juntos. La estoy pasando súper bien.

   —¿Te gustó filmar en Rosario? ¿Viniste a filmar acá en otra oportunidad?

   —No. Acá había venido a grabar televisión, hice un programa de “Ser urbano” de Rita La Salvaje. Recuerdo que fui a un penal de acá de Rosario, pero nunca antes había filmado. Igual a Rosario vengo cada dos semanas a dar clases a un espacio de artes escénicas que se llama “Macbeth”, que queda en Salta y Corrientes. Tengo dos cursos de rosarinos que acompaño en su proceso creativo. Pero nunca había filmado. Esta es como la primera experiencia. Para mí Rosario, y no lo digo ahora porque estoy haciendo una entrevista, porque la gente ya lo sabe, es un lugar único en el mundo. Cada vez que tengo un espacio de tiempo me vengo a Rosario. Lo disfruto, tengo un montón de amigos rosarinos, es un lugar que me encanta. Estar acá laburando es como un agregado bienvenido. Más no se puede pedir.

   —¿Qué es lo que te atrapó del proyecto de la película en sí?

   —Cuando Gustavo me mandó el guión lo que más me sedujo es que se trataba de un policial negro. También me gusta mucho cómo cuenta Gustavo. Me parece que tiene una forma muy simple de contar. No es nada complejo. No tiene esas complicaciones en los relatos que uno a veces encuentra en los guiones que te hacen perder. ¿Qué quiso decir?, te preguntás. Te perdés. Tenés que volver atrás para entender lo que quería decir. A un guión de Gustavo lo leés y es como un cuentito para un niño. No lo digo con desmedro, al contrario, estoy valorizando que lo puede entender un niño y un adulto, y eso está buenisimo. Además no le hace perder profundidad, al contrario, creo que gana en profundidad y son entretenidos. Yo tenía ganas de laburar en Rosario, con técnicos rosarinos, con equipo rosarino, con actores rosarinos. Es redondo. Vamos a ver cómo termina. Puede salir cuadrado, pero hasta ahora es redondo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS