Edición Impresa

Para Gustavo Raggio no hay margen de error, el sábado Newell's debe ganar

El rojinegro necesita vencer el sábado a Godoy Cruz en el Coloso para oxigenar el ciclo del entrenador Gustavo Raggio, buscando dejar atrás el profundo dolor que significó la derrota con Central.

Jueves 23 de Octubre de 2014

Newell's está buscando dejar atrás el profundo dolor que significó la derrota con Central el último domingo y todos saben que el primer paso para comenzar a mitigar ese martirio anímico compartido es ganarle a Godoy Cruz el sábado por la tarde en el Coloso. Claro que un triunfo será apenas una aspirina para una fuerte jaqueca, pero al menos servirá para que el equipo leproso se ponga de pie y vea un rayo de sol en el horizonte. En este sentido, tanto el cuerpo técnico como los jugadores y los dirigentes piensan en positivo y tienen en la cabeza que la victoria ante el Tomba es lo mejor que les puede pasar a todos. Sin dramatizar, no se trata de un partido más. Lo que estará en juego será mucho más que tres puntos. Se necesita una prueba de carácter, en la que los rojinegros deberán reaccionar anímica y futbolísticamente. Porque se impone rebelarse con fiereza ante lo que fue la caída en el derby. Está claro que no hay espacio para derrotas.

"El sábado interesa muchísimo el resultado, pero tampoco hay que desatender la forma en que transcurra el partido", le confió ayer una alta fuente del Parque a Ovación, en referencia a las consecuencias que puede desatar el cotejo ante el Tomba. "El técnico está decidido a quedarse para revertir la situación, tiene fuerza y esto es importante", abundó. "No podemos hablar en potencial sobre qué ocurriría con una derrota porque no pensamos en eso. Al contrario, confiamos en estos jugadores que nos hicieron vivir tantas alegrías. Lo que sí esta claro es que no puede haber otro partido igual al de Central. Nadie quiere que ocurra eso", resaltó la fuente calificada.

Por sobre todas las cosas habrá que ver el humor que tendrá el público en las tribunas del Coloso, algo que "mientras haya expresiones genuinas que no desemboquen en violencia hay que bancarlas porque la gente está muy dolida".

Lo concreto es que no será un partido más. Existe la necesidad de revancha, de reivindicación, de rebeldía futbolística. Y cada una de las partes leprosas lo tiene más que claro. A nadie hay que explicarle ni traducirle cuál fue la desazón que esta semana invadió a los hinchas rojinegros. Ellos son lo que necesitan una prueba de vida de un equipo que no hace mucho tiempo los llenó de fútbol y placer.

Raggio defendió a todo su cuerpo técnico en la charla que tuvo con los dirigentes a principios de semana. Uno de los temas que estuvo sobre la mesa fue la preparación física y las lesiones reiteradas que tuvo el plantel. En este sentido nadie niega el profesionalismo del preparador físico Luis Azpiazu, pero no hay que descartar que pueda haber "algún retoque" en esta área de cara al futuro cercano.

En el fútbol mandan los resultados y las rachas negativas se cortan con triunfos. Es una regla tan vieja como la pelota misma. Por eso el sábado Newell's tiene una cita impostergable con la victoria. Esta es la única realidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario