Edición Impresa

Para financiar el transporte, vuelve la idea de hacer multas con las videocámaras

Efecto inflacionario. Quieren que el dinero recaudado vaya directamente al fondo compensador. Buscan iniciativas para evitar un impacto letal al bolsillo del usuario.

Viernes 08 de Abril de 2016

Mientras el Concejo comenzó a discutir y expresarse informalmente sobre el nuevo estudio de costos del transporte urbano de pasajeros (que eleva el boleto a 9,45), los ediles oficialistas ya empezaron a debatir con el Departamento Ejecutivo distintas posibilidades de financiar la tarifa para evitar un devastador impacto al bolsillo. Una de las posibilidades para sumar fondos al sistema es utilizar las videocámaras en las multas de tránsito. “Esos ingresos podrían ir directamente al transporte”, confesó ayer a  La Capital la concejala socialista Verónica Irízar. Con esta alternativa, vuelve al ruedo una recurrente idea del municipio, que, hasta ahora, no prosperó.
     La propuesta de contar con una ordenanza para poder realizar multas de tránsito a través de las videocámaras tiene por lo menos dos años. La Intendencia cree que con el avance de la tecnología se pueden detectar decenas de miles de infracciones semanalmente ante las que no se puede actuar porque la ordenanza actual de cámaras la restringe.
  Además, según distintos funcionarios de la administración de Mónica Fein, si se aplican multas a través de las cámaras de videovigilancia, también se va a disuadir la comisión de faltas.
  Sin embargo, la controversia está planteada en que la ordenanza que regula de manera integral el uso de videocámaras hace hincapié en la prevención del delito y no en detectar infracciones de tránsito.
  La negativa de la oposición tiene esta cuestión como argumento desde hace varios meses. “Si cumplen una doble función, las cámaras van a terminar sancionando solamente faltas de tránsito y entonces vamos a terminar engañando a la gente”, repitieron hasta el cansancio en el Frente para la Victoria (FPV).
  El proyecto llegó al Concejo a finales del año pasado, pero no avanzó hasta hace algunos días en los que empezó a discutirse entre los asesores de comisión por lo que podría ingresar a Obras Públicas para luego avanzar en Gobierno y tener la posibilidad de llegar al recinto. No obstante, el autor de la propuesta, Sebastián Chale, es consciente de que será difícil lograr consenso.
  “Se trata de aprovechar los recursos existentes”, dijo en torno a las cerca de 900 cámaras (de la provincia y el municipio) que funcionan en Rosario y en contraposición a las expresiones de los detractores de la medida.
  En este sentido, y para despejar dudas, sostuvo que debe sumarse a la iniciativa la afectación de los recursos del fondo compensador del transporte. Y sumó: “Que nadie crea que es una medida recaudatoria para que los fondos lleguen a rentas generales. Se trata de ordenar el tránsito. Además, si no hay infracciones, no hay recursos”.
  Por lo pronto, y teniendo en cuenta que los fondos al transporte originados a través de esta propuesta sería exiguos, en las próximas horas comenzarán los contactos informales entre intendentes de distintas ciudades para lograr que la Nación no congele subsidios al interior.
    
Obras menores. En otro orden, en el entorno de Fein también lamentaron que la año pasado la Legislatura no aprobó el fondo de obras menores para Rosario y Santa Fe, que podría haberse utilizado también para inyectar recursos al transporte.
  Tanto Chale como Irízar expresaron que se analizan varias posibilidades para evitar una fuerte suba del boleto en Rosario. “Pero lo más importante es que el gobierno nacional replantee la distribución de los subisdios”, dijeron.
  El costo real del boleto, que presenta un desfasaje de poco más del 50 por ciento respecto al valor vigente, que asciende a 6,30 pesos, llegó ayer al Palacio Vasallo. Sin embargo, el análisis elaborado por el Ente de la Movilidad (EMR) no contempla aún la suba salarial de los choferes que, a nivel nacional, cerró en un 29 por ciento retroactivo a enero. Y tampoco se incluyó la posibilidad de que el gobierno federal congele los subsidios. Ambas cuestiones avizoran un valor técnico de hasta 12 pesos.
  Por el momento, y teniendo en cuenta que el interbloque del Frente Progresista es minoría, se prevé que las discusiones para elevar la tarifa serán complejas, aunque hasta el momento sólo arribó al cuerpo el estudio costos, que podría ser analizado en la comisión Servicios Públicos en los próximos días y hasta tener despacho en función de que la coalición gobernante tiene cuatro de los seis integrantes en ese grupo de ediles.

“Una locura”

El concejal de Compromiso por Rosario, Osvaldo Miatello, criticó con severidad el pedido de aumento del boleto urbano de pasajeros que la intendencia elevó hoy al Palacio Vasallo. “Con los últimos aumentos qen los servicios es imposible subir el boleto, al menos en ese número. El impacto que tendrá en quien utiliza el colectivo sí o sí, todos los días, será una locura. Se va a tornar impagable y va afectar al propio sistema de movilidad del municipio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario