Edición Impresa

Para el Ñandú Fue más duro que en los papeles

Rosario superó a Mar del Plata en el debut del torneo. El quince del Ñandú no jugó bien, pero supo darlo vuelta a tiempo

Domingo 03 de Noviembre de 2013

Costó, quizás más de la cuenta, pero lo más importante, que era ganar, lo consiguió. El seleccionado de Rosario debutó ayer en la LXIX edición del Campeonato Argentino con una ajustada victoria sobre Mar del Plata por 18-11 en un partido muy parejo.

En el inicio del encuentro, el try de Dan Isaack convertido por Patricio Fernández parecía indicar que Rosario repetiría la actuación que tuvo ante Uruguay en el último cotejo de pretemporada, ya que en los papeles el conjunto marplatense era uno de los rivales más accesibles. Pero no. Lo cierto es que al quince de la Chicago Argentina le costó más de la cuenta. Después de un arranque prometedor, la desconcentración jugó sus cartas e hizo que Rosario jugara mal, estuviera impreciso en el line y sobre todo marcara mal, fundamentalmente pegado a las formaciones, un lugar donde fue varias veces penalizado cuando el octavo Diego Jiménez intentó atacar por esa zona.

Para colmo, Mar del Plata planteó un sistema defensivo que a Rosario le costó vulnerar, y también se animó a jugar, algo que el equipo del Ñandú no hizo. Si el panorama no era alentador, se oscureció aún más con la lesión de Tomás Carrió, quien debió abandonar el campo de juego por un golpe en las costillas. Por eso no extrañó que el local se fuera al descanso saboreando una victoria parcial al final del primer tiempo, cuando el apertura Lucas Sabarino anotó un penal que puso las cosas 11-10.

Pero en el segundo tiempo la cosa cambió. Con el correr de los minutos Rosario recuperó su imagen y logró dar vuelta un marcador adverso, aún teniendo el viento en contra. "Fue importante que los forwards mejoraran su trabajo. Con una obtención más clara, los chicos pudieron encaminar el partido", destacó Gastón Conde, tras los ochenta minutos.

Promediando el parcial, un nuevo penal de Patricio Fernández puso otra vez a Rosario al frente y luego Dan Isaack le dio una estocada que terminó siendo letal, con un try que le puso las cifras definitivas al encuentro. Lejos de rendirse, Mar del Plata salió a quemar las naves pero nunca pudo vulnerar la defensa rosarina que defendió el resultado con uñas y dientes hasta el pitazo final.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS