Edición Impresa

Pánico y artefactos quemados por la caída de un rayo

La descarga se dio en la breve tormenta del viernes. Los vecinos sintieron el estruendo y algunos vieron chispas y hasta una bola de fuego.

Martes 14 de Enero de 2014

Conmocionados aún por la tragedia de Villa Gesell que a esa misma hora les describía la televisión, los vecinos de Rui Barbosa al 300 (Ayacucho al 6000) no dieron crédito a lo que ocurrió la noche del viernes pasado en su cuadra. "Oímos un estruendo como si se nos viniera la casa encima, se cortó la luz y empezó un chisporroteo terrible en el cableado de la calle", contó ayer Marga Tebes. Frente a su casa, en ese mismo instante, la familia Trujillo-Acevedo vio cómo se armaba "una bola de fuego" en el patio, junto a la pelopincho y a un escaso metro de donde estaba parado Lázaro, su bebé de 19 meses. Un poco más hacia Ayacucho a Felipe Ricardo Cremona literalmente lo levantó un trueno seco que sonó como una "bomba". Al asomarse a la ventana vio una lluvia de chispas que escupían los cables de la esquina y que, "como fuegos artificiales", llegaban hasta mitad de cuadra. Todos se quedaron sin luz y al menos a seis o siete familias se les quemaron plasmas, módem, teléfonos y otros artefactos eléctricos.

La tormenta en sí no fue gran cosa, pero en distintas partes de la ciudad se reportaron descargas eléctricas. La más curiosa, por su extensión y sus consecuencias, fue la que se dio en Ayacucho y Rui Barbosa. Exactamente a las 21.50.

"Mirá lo que son las cosas... mi hija acababa de llegar de viaje y yo justo le estaba contando lo que había pasado en Gesell cuando de golpe se escuchó el estruendo y nos quedamos sin luz y sin teléfono (el 465-6825, que sigue descompuesto). Mi hija miró hacia la calle y ahí vio los chispazos en el cableado", relató Tebes, a quien, además de causarle un terrible susto, la descarga le quemó el televisor plasma.

A su vecino Fernando Curatolo, de Rui Barbosa 339, un chispazo que provocó el rayo le quemó incluso una pared y lo dejó sin teléfono (el 4626593) ni wi-fi. Aún no sabe si la descarga también afectó la computadora.

Pero los que quizás se llevaron el peor susto de todos fueron los habitantes de esa misma cuadra al 327, donde viven Angela Argañaraz y la familia de su hijo, Emiliano Trujillo.

Según contó el joven, se encontraba a punto de irse a trabajar, con el nene de un año y siete meses que como siempre lo seguía de atrás, cuando en vez de salir al patio volvió sobre sus pasos para buscar algo que se estaba olvidando.

En ese momento, recordó su esposa, Karen Acevedo, vio caer una "bola de fuego" a centímetros del lugar donde se encuentra armada una pileta plástica, aún con los juguetes del nene en el agua.

"Pensé que era una bomba de estruendo, pero cuando vi la luz casi me muero del susto, más con lo que había pasado en Gesell un día antes", dijo la chica, con el agravante de que su hijito, Lázaro, "vive" jugando allí y al instante de caer el rayo estaba paradito a poco más de un metro.

Todos los vecinos de la cuadra quedaron atemorizados por el fenómeno y al menos a seis o siete de los hogares se les quemaron electrodomésticos, en algunos de ellos varios artefactos a la vez.

Al que no le explotó nada, pero fue un testigo privilegiado de la descarga, fue Cremona, quien vive en Rui Barbosa 309, a metros de Ayacucho.

El hombre ya estaba descansando cuando escuchó "una explosión, como una bomba", lo que lo sacó de la cama. Al mirar por la ventana hacia afuera, vio que desde el cableado aéreo hasta la senda peatonal "saltaban chispas en toda la altura y hasta mitad de cuadra".

Si alguien pasaba por debajo en ese instante, razonó Cremona, "se prendía fuego". Un fenómeno que todos los vecinos aseguraron no haber visto nunca antes y, por supuesto, confían en no volver a vivir.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS