Edición Impresa

Pánico en un boliche de Firmat tras arrojarse un gas tipo pimienta

El episodio, del cual tampoco fue identificado su autor, se produjo el 1º de enero cerca de las 5.30, pero recién este fin de semana trascendió las fronteras mediáticas de la ciudad.

Domingo 04 de Enero de 2015

Confusión, desesperación y susto. Eso es lo que aseguran haber sentido muchos de los jóvenes que se encontraban despidiendo el pasado año en un pub de Firmat y debieron salir del lugar al verse sorprendidos por un olor indeseable que transformó en irrespirable el ambiente. Aunque aún no fueran establecidas las causas, las versiones indican que la confusa situación habría sido provocada al ser arrojado un gas tipo pimienta o lacrimógeno en el interior del local comercial Umma Club, que funciona en la céntrica intersección de Córdoba y San Martín y ayer fue clausurado en forma preventiva.

El episodio, del cual tampoco fue identificado su autor, se produjo el 1º de enero cerca de las 5.30, pero recién este fin de semana trascendió las fronteras mediáticas de la ciudad. Y podría haber derivado en una tragedia si no fuera porque funcionaron los mecanismos de control para prevenir que fuera rebasada la capacidad ocupacional del lugar.

No obstante, algunas personas debieron ser atendidas por un servicio de emergencias o en el Hospital Samco local al sufrir heridas cortantes por la rotura de un vidrio cuando intentaban ganar la calle en medio del congestionamiento. Y hubo gente que si bien no fue llevada al establecimiento sanitario sufrió picazón en la garganta, irritación en la vista y descomposturas leves.

Lo que parecía ser una noche tranquila terminó en un caos que no tardó en ser reflejado en las redes sociales y reinstalar el debate sobre el tema de la seguridad en los lugares de diversión nocturna.

Inspecciones. Si bien es materia de investigación se supone que el hecho se produjo cuando un grupo de jóvenes que se encontraba fuera del pub por falta de espacio intentó forzar su ingreso aunque sin lograr su cometido.

Es que momentos antes la Municipalidad había realizado las inspecciones pertinentes para impedir que entrara al local más público del permitido, razón por la cual muchos quedaron afuera. Si bien se esperaba una buena concurrencia, la movida fue aún mayor por tratarse de la última noche del año y porque el otro pub de Firmat con que compite Umma estaba cerrado, lo que obligó a tomar precauciones especiales.

Además de la seguridad dispuesta por el boliche había personal de la fuerza policial y un grupo de agentes municipales para prevenir inconvenientes. "Antes de que ingresara la gente se realizaron las tareas de control para verificar de que (el pub) cumpliera con todas las medidas de seguridad exigidas y garantizar, como se hizo, el factor de capacidad ocupacional", explicó a La Capital la subsecretaria municipal de Prevención y Seguridad Ciudadana, Silvia Rocha.

La funcionaria incluso dijo haber controlado personalmente la situación hasta que se retiró del lugar y, sorprendentemente, media hora más tarde ocurrió el incidente aunque prefirió no hacer valoraciones al respecto.

Rocha insistió con que el municipio realizó inspecciones previas a la apertura del local así como los controles pertinentes para que el ingresó de concurrentes no supere la capacidad permitida y, en ese marco, recordó que "todo estaba en orden", como consta en el acta de procedimiento.

Si bien no se habrían registrado denuncias policiales sobre lo acontecido, trascendió que se está llevando adelante una investigación de oficio a través de la fiscalía correspondiente para esclarecer el caso aunque no surgieron mayores detalles.

Inevitable. El pub tiene capacidad para 450 personas y si bien las autoridades municipales aseguran que cumplió tal exigencia, igualmente resultó inevitable prevenir el violento suceso que generó especulaciones de todo tipo al punto que ni siquiera se descarta la posibilidad de una suerte de boicot para perjudicar al pub o incluso que haya algún tipo intencionalidades política para dañar la imagen de la actual gestión municipal.

De todas maneras no surgieron, al menos hasta ahora, testigos para intentar identificar a los responsables del hecho desatado tras ser arrojado una supuesta sustancia gaseosa que afectaría la respiración y la vista aunque no se registraron casos que requieran atención medica excepto los pocos jóvenes que resultaron lesionados por la rotura de vidrios.

Si bien se cree que el reprochable acto sucedió cuando un grupo de personas intentó ingresar por la fuerza al pub, aún no fue establecido como también se desconoce si el "ataque" se originó desde el interior del local de afuera hacia adentro.

Si bien el pub cuenta con cámaras de seguridad en su interior se ignora si registraron algún movimiento extraño que podría ser de ayuda para la investigación. Rocha aseguró que el local también posee salida de emergencia aunque al momento del hecho la mayoría optó por hacerlo a través de la puerta principal. "Esto podría haber tenido mayores consecuencias de no haberse tomado los recaudos para evitar que sea superada su capacidad permitida", dijo Rocha.

Lo ocurrido en el boliche de Firmat se produjo apenas un día después del décimo aniversario de la tragedia de Cromañón, en Buenos Aires, que costó la vida de 194 jóvenes. La referencia fue inevitable y así circuló en las redes sociales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario