Edición Impresa

Otro robo de hombres araña en un edificio

Otro robo en un lugar aparentemente infranqueable fue cometido la madrugada de ayer en un edificio del macrocentro. Tres jóvenes entraron por un balcón al tercer piso de Callao 1245 y luego...

Jueves 20 de Septiembre de 2012

Otro robo en un lugar aparentemente infranqueable fue cometido la madrugada de ayer en un edificio del macrocentro. Tres jóvenes entraron por un balcón al tercer piso de Callao 1245 y luego de maniatar a su propietario le robaron 1.200 pesos, una notebook, una play station y electrodomésticos. Lo llamativo es que llegaron al departamento tras trepar un árbol y distintas rejas hasta alcanzar la escena del robo.

Sucedió a las 3.50 de ayer cuando Juan Ignacio D., un estudiante de San Nicolás de 22 años, fue despertado por los ruidos que escuchó en su departamento de un dormitorio. "No entendía mucho, yo mismo hice movimientos para que se dieran cuenta de que había gente en la casa, pero cuando me asomé al living vi a tres tipos con linternas", dijo el joven. La puerta de acceso a la vivienda estaba cerrada, pero tanto en su balcón como en el del departamento contiguo se hallaron marcas que evidencian que los ladrones entraron por allí.

Según los pesquisas, frente a la puerta del edificio hay un árbol al que treparon los ladrones para ganar altura. Luego escalaron las rejas de los pisos inferiores, atravesaron una mínima cornisa y llegaron al 3º B, donde ingresaron. "Uno de ellos tendría unos 25 años y le ordenó a otro, de unos 16, que me maniatara. Al otro no llegué a verlo bien. Me pusieron en la cama boca abajo y empezaron a robar. En un momento vieron la llave de mi auto pero no se lo pudieron llevar. Pedían plata y me dijeron saber que tenía dinero, pero era mentira. Entraron al azar, ni me conocían ni nada" dijo el joven.

Juan Ignacio sostuvo que los ladrones no lo lastimaron. "Podrían haberse quedado toda la noche, nadie se iba a enterar porque vivo solo, pero estuvieron unos 15 minutos. Uno me pedía plata y me dijo que si encontraban y les había mentido me mataba".

Por la puerta. Una vez que lograron el efectivo, electrodomésticos y material de estudio, los maleantes tomaron las llaves del edificio que el joven tenía colgadas en un llavero de pared y bajaron. "Escuché que se subían a un auto y pensé que era el mío. Pero no, el auto quedó en la cochera y ellos se fueron en uno propio", explicó.

"Despues, cuando estuve seguro de que no había nadie, me arrastré hasta la puerta del departamento, que dejaron abierta, y comencé a golpearla para que me escucharan los vecinos. Enseguida llamaron a la policía, que vino rápido", dijo el Joven.

El hecho recuerda al sucedido la semana anterior en un tercer piso de Montevideo 1596 al cual, trepando a un árbol y escalando rejas, los ladrones entraron al departamento donde vive una pareja y su pequeño hijo, quienes se despertaron y encontraron a los ladrones en el living.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario