Edición Impresa

Otro despropósito de una AFA in Segura

Una queja de Boca provocó que el duelo copero con Central pase al jueves 18. La Conmebol aceptó el cambio tras varias idas y vueltas.

Jueves 11 de Septiembre de 2014

Otro desaguisado del fútbol argentino, que mostró la endeblez dirigencial y organizativa de la AFA y que esta vez arrastró a la Confederación Sudamericana (Conmebol). Y en el medio Rosario Central. Es que el partido de vuelta por la Copa Sudamericana entre Boca y los canallas fue "el" partido de la discordia, por el cual aparecieron las quejas, los movimientos de días y horarios y hasta la reprogramación de la 9ª fecha, que se jugará entre el 26 y el 28 de septiembre (fin de semana) y no del 23 al 25 (entre semana), como estaba previsto. Así, el clásico rosarino modificó su fecha, ya que se disputará el 19 de octubre (ver aparte). Ah, el torneo finalizará una semana más tarde: el 7 de diciembre.

Todo surgió de un pedido por parte de Boca hacia el presidente de la AFA, Luis Segura. A partir de allí se desencadenó todo.

El partido entre Tigre y Central estaba programado para el sábado, a las 15.15, mientras que Boca debía hacerlo el domingo, a las 18.30, en su estadio frente a Racing. Hasta allí todo normal. Incluso nadie alzó la voz ni dijo nada al respecto en la reunión de comité ejecutivo del martes por la noche en la AFA. Pero todo cambió en la mañana de ayer. Es que Daniel Angelici y Juan Carlos Crespi, presidente y vice xeneizes, entendieron que el equipo de Miguel Angel Russo iba a tener una ventaja considerable desde lo físico por jugar un día antes que el conjunto de Rodolfo Arruabarrena y decidieron llamar a Segura. Quien se comunicó fue el propio Angelici.

Segura le dio mucho asidero al pedido. A tal punto que, sin consultar a nadie, entendió que la mejor solución al tema era que Central jugara en Victoria el domingo a las 11, para equiparar fuerzas con Boca. Fue lo que les comunicó a los dirigentes de Arroyito, que indudablemente pusieron el grito en el cielo. El más enérgico fue el presidente Norberto Speciale, quien sentenció que "jugar el domingo a las 11 es un verdadero disparate. Boca pretende hacer lo que quiere". Negativa absoluto por parte de Central para la moción de Segura. "Que lleven el partido Boca-Racing al sábado, pero de ninguna manera vamos a aceptar que nos muevan a nosotros", espetó el mandamás canalla.

¿Tema solucionado? En absoluto. El quid de la cuestión aún estaba sin resolverse. Entonces Segura aguzó el ingenio, pensó de qué forma podía arreglar la situación para complacer pedidos sin que nadie se enoje. Su próximo paso fue llamar a Rodolfo D'Onofrio, presidente de River. ¿Qué tiene que ver el millonario en todo esto? Mucho. River tenía programado el partido de vuelta ante Godoy Cruz el jueves 18 y el pedido fue si podía adelantarlo para el miércoles. D'Onofrio consultó a Marcelo Gallardo, hubo aceptación y eso fue lo que le allanó decididamente el camino a Segura para poder llegar a una solución.

Y allí es donde entró definitivamente la Conmebol en la conversación, aceptando el corrimiento de Boca-Central al jueves y de River-Godoy Cruz al miércoles. Con eso ya no hubo más quejas por parte de Boca. Igual, Central seguirá teniendo un día más descanso, pero en la ribera porteña entendieron que al haber cuatro días de un partido a otro el inconveniente no era demasiado.

No obstante, algunas de las fuentes consultadas ayer por Ovación coincidieron en que la queja y el cambio de día no partió de Arruabarrena, sino de la misma dirigencia. "El Vasco miró todo desde afuera. Fueron Angelici y Crespi los que fueron con todo con la intención de cambiar algo", le dijo a este diario alguien con conexión directa con el riñón dirigencial boquense. Es más, argumentó que se trató de un nuevo intento en esto de "volver a demostrar peso de Boca en la AFA", en clara alusión a la solicitud, que finalmente quedó trunca, de hace un par de semanas (ver aparte), cuando los desbarajustes fueron tales que tuvo que intervenir el gobierno nacional para que la 4ª fecha pudiera disputarse completa.

Pero el tema Boca-Central implicó más cambios en la organización del torneo local. La 9ª fecha, que se iba a jugar entre semana (23, 24 y 25), pasó para los días 26, 27 y 29, lo que implicará que la competencia finalice una semana más tarde.

Y colorín colorado... Central juega el sábado, Boca el domingo y el choque copero va el jueves. Al menos hasta anoche era así.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario