Edición Impresa

Oscar Miranda: "Sandro me dijo: «Cuando muera, no vengas a cobrar herencia»"

Está prohibido incluir en el repertorio "Dame fuego", tratándose de un evento a beneficio de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Rosario. Tiene 58 años, desde los 40 viene imitando...

Jueves 16 de Agosto de 2012

Está prohibido incluir en el repertorio "Dame fuego", tratándose de un evento a beneficio de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Rosario. Tiene 58 años, desde los 40 viene imitando al Gitano. "Después de viejo, artista", es lo primero que dice cuando aparece. Es "Él", idéntico. "A mí me gustaba más Palito Ortega que Sandro. Menos ladrón, fui de todo: chofer de ambulancia, de grúa y enfermero, hasta que mi parecido a Sandro hizo que me dedique a cantar sus canciones", asegura con tono cordobés, Oscar Miranda, el mayor tributo a Sandro, a Escenario, antes del show que dará hoy a las 21 en el Auditorio Fundación junto a 10 músicos y dos bailarinas.

—¿Cómo empezaste a ser imitador de Sandro?

—Llevé el auto a mi mecánico y justo estaba el productor televisivo cordobés Jorge Zapata. Me dijo: "Vos tenés que imitar a Sandro". "Estás loco", le dije yo, y me respondió: "Vos creeme a mí". "¿Cantás temas de Sandro?" "Y sí, Rosa, rosa la maravillosa" (canta), le dije. Y me dijo: "La semana que viene te venís al estudio de Telemanías" (el programa que producía Zapata en ese momento). Me hizo un smoking y me preparó dos músicos para que me acompañen en vivo.

—¿Ensayaste al menos antes de presentarte en la tele?

—Practiqué un poco en casa para no quedar mal. ¿Sabés cuándo empecé a despertar? Cuando me llamaron de Carlos Paz, donde hice 12 temporadas. Esto empezó de viejo.

—¿Lo conociste a Sandro?

—Llamé a Daniel Suárez, autor de la biografía de Sandro, y le conté que cantaba Sandro y encima era parecido a él y me dijo: "Yo te pago los pasajes, venite ya para Junín que toca Sandro". Era 2002. Terminó el show, llovía a cántaros y abajo del escenario estábamos: Aldo Aresi (el entonces representante de Sandro), Suárez, un policía y yo. Estaban las "nenas" y Sandro no podía salir y me propusieron que disperse a las fans haciéndome pasar por él, trajeron unas capas para taparme, pero a último momento Sandro me dijo que no lo haga porque podía ser peligroso para mí. Ahí vino Sandro, me abrazó y me dijo: "Gracias por el gesto. Cuando yo me muera no vengas a cobrar herencia".

—¿Te considerás un imitador o un cantante?

—No me califico como imitador porque yo jamás ensayo, yo salgo y actúo, hago lo que me dicta el corazón. El Chato Prada (productor de Tinelli) me dijo llorando: "Oscar, decime que no estuvo Sandro aquí con vos, mientras cantabas" (cuando se presentó el año pasado en "Este es el show"). La gente me manda mensajes diciendome que "Sandro está en mí". Después de su muerte no iba a seguir más por respeto a él, pero seguí porque la gente me decía, al contrario, tenés que hacerlo porque la gente necesita de Sandro.

—De ser chofer de grúa a imitar a Sandro. ¿Hubo un antes y un después en tu vida?

—La gente me maldecía y ahora me idolatra. Qué bendición, doy gracias a Dios, a Roberto y a la gente. Ahora vivo de esto. Lo que más admiro es su humildad y su respeto.

—¿En tus shows, usás bata y tenés tus nenas tirándote ropa interior?

—Recibo 100 mensajes por día. Lo de la bata lo estoy pensando...¡Las mujeres me tiran de todo! Yo siento que tengo algo que transmitirle a la gente, pero como Oscar Miranda. Soy muy buen actor, ese es mi sueño, hasta me ofrecieron hacer una película de la vida de Sandro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario