Edición Impresa

Optimismo económico y convulsión política

También en el último día de operaciones de la semana la entidad recuperó 19 millones de dólares de reservas, tras haber caído hasta los 27.800 millones.

Lunes 10 de Febrero de 2014

Un moderado optimismo económico y una nueva etapa de convulsión política se respira por estas horas en el gobierno de Cristina Kirchner, al cabo de una semana en la que el dólar parece haber sido aquietado y estalló el escándalo de Fútbol para Todos.

Con recetas ortodoxas como la suba de tasas de interés y una disposición que obligó a los bancos a liberar dólares, el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, logró controlar la cotización de la moneda estadounidense, tanto en su versión oficial como en el mercado ilegal.

También en el último día de operaciones de la semana la entidad recuperó 19 millones de dólares de reservas, tras haber caído hasta los 27.800 millones.

Además, las empresas cerealeras se habrían comprometido a liquidar 2.000 millones de dólares de granos que mantenían de la cosecha pasada.

Fue el primer signo de estabilidad de una economía que todavía tiene grandes desafíos por delante y luego de una fuerte devaluación del peso en enero.

Por lo pronto, la suba de tasas hasta casi el 30 por ciento conlleva un encarecimiento o la virtual desaparición del crédito. Esa fue una pelea que Fábrega tuvo que dar con el ministro de Economía, Axel Kicillof, pero ganó la pulseada. Para vigorizar las reservas y volver a tomar crédito internacional, el Gobierno también aspira a que avancen las negociaciones con el Club de París, aunque la propuesta argentina todavía está en estudio.

El plan de pagos consiste en un monto inicial y cuotas anuales a cubrir en cinco años. Ese acuerdo tiene un punto todavía sin resolver: la participación del FMI, resistida por la Argentina.

El Fondo, además, supervisó la confección del nuevo Indice de Precios Nacional urbano (IPCNu) que se publicará el próximo jueves a las 16, en reemplazo del tradicional IPC.

El nuevo instrumento fue elaborado con la participación de universidades nacionales y especialistas extranjeros. Claro está que toda esa preparación para ordenar las estadísticas oficiales quedará en la nada si el índice vuelve a dar menos del 1 por ciento mensual.

Cuentas pendientes. En enero la inflación superó el 4 por ciento, según varios especialistas, y en febrero todavía está caliente. Para morigerarla, Fábrega comenzó a reducir la emisión monetaria, al tiempo que el Ejecutivo lanzó un nuevo acuerdo de precios.

Pese a que estas experiencias mayoritariamente no dieron resultados en el pasado, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, creen que esta vez puede funcionar porque está comprometida todas las "cadenas de valor".

De todos modos, los precios en amplios sectores de la economía ya se desbocaron y eso alienta a los gremios a profundizar sus reclamos de aumentos salariales en paritarias.

En su única aparición de la semana, Cristina Kirchner buscó adoctrinar a gremios y empresarios, con un reto público incluido al titular de la CGT más cercana al gobierno, Antonio Caló, quien había dicho que a los trabajadores no les alcanza para comer. La paritaria nacional docente, que sirve como referencia para el resto de las negociaciones, arrancó formalmente el viernes con un intento del Gobierno por moderar los reclamos y establecer un acuerdo anual. Los gremios pedían volver a discutir en junio.

Los "duros" son protagonistas. Mientras esto ocurre, volvió a ganar protagonismo el sector de los "duros" del kirchnerismo.

La continuidad de Fútbol para Todos, con su estética y formato originales, significó una victoria de la agrupación La Cámpora, conducida por Máximo Kirchner, en detrimento de los "renovadores" del Gobierno. La cara de este último grupo es el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien actuó como enlace entre el gobierno y Marcelo Tinelli, el popular conductor que quedó fuera del proyecto.

Pero no es el único: un sector importante del peronismo, con eje en ministros y gobernadores, mira con preocupación esta nueva opción de Cristina Kirchner por el ala combativa del oficialismo. "A los únicos que escucha son los pibes", se quejó ante este columnista un hombre que integra el gobierno desde el inicio.

En la misma jornada, por caso, aparecieron afiches en la vía pública con fotos de gerentes y empresarios supermercadistas, acusados de aumentar indiscriminadamente los precios.

Se trató de un "escrache" firmado por Unidos y Organizados, una agrupación con matriz en La Cámpora y el Movimiento Evita.

Cabe preguntarse ahora si el escándalo generado por la frustrada incorporación de Tinelli a las transmisiones deportivas no será un bumerán para el oficialismo. El también vicepresidente de San Lorenzo había sido "neutralizado" por la Casa Rosada, primero a partir de la sociedad con un empresario cercano al Gobierno como Cristóbal López, luego por su año sabático en el 2013 electoral y finalmente por esta posibilidad de incorporarlo a la estructura oficial para "despolitizar al fútbol".

Las diferencias ya habían quedado a la vista en los últimos días a partir del logo, de la artística y del staff de Fútbol para Todos que propuso Tinelli, sin aquellos que mayor adhesión al Gobierno habían expresado en las transmisiones.

Máximo Kirchner fue quien puso el límite y ganó. Dos integrantes de La Cámpora, Domingo Cuello y Gerardo Caruso, fueron encumbrados ahora como responsables del nuevo/viejo FPT. En esta misma semana, la agrupación de jóvenes kirchneristas también había ganado espacio en el Consejo de la Magistratura, a través del viceministro de Justicia, Julián Álvarez, y el diputado Eduardo "Wado" De Pedro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario