Edición Impresa

ONU: Cristina denunció el terrorismo económico de los fondos buitre

Dijo que acosan a la Argentina, con la complicidad del sistema judicial de EEUU. Destacó la decisión de estudiar una regulación.

Jueves 25 de Septiembre de 2014

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner acusó a los fondos buitre de ejercer "terrorismo económico y financiero" y advirtió que, hasta tanto las Naciones Unidas no sancionen un marco regulatorio para la reestructuración de deudas soberanas, los países quedarán expuestos al accionar de estos grupos. Denunció además que cuentan la "complicidad" del sistema judicial de Estados Unidos en su estrategia de acoso a la Argentina.

La presidenta formuló estos conceptos durante su discurso en el marco de la 69º Asamblea de las Naciones Unidas, que se extendió por espacio de 35 minutos.

Su exposición estuvo dominada por la situación financiera que enfrenta la Argentina y en ese sentido destacó la decisión del cuerpo de aprobar la resolución 68, por la que se habilita la discusión para la redacción de un marco regulatorio de reestructuración de deudas soberanas.

"Estos fondos (buitres) amenazan y hostigan con acciones sobre la economía del país", indicó la mandataria, y detalló sus efectos como "rumores, infamias y calumnias, desde lo personal hasta lo económico".

"Actúan como desestabilizadores de la economía; hacen terrorismo económico y financiero, que provoca hambre y pobreza", afirmó la mandataria.

Cristina Fernández dijo que "mientras no haya un tratado internacional, por más cláusulas de acción colectiva que se impongan, nunca faltará algún juez como Thomas Griesa que diga que eso no vale nada y le puede aplicar tasas usurarias a un país para desangrarlo".

La jefa del Estado recalcó que "lo que se quiere es tirar abajo la reestructuración de la deuda soberana que, con tanto trabajo, hizo el pueblo argentino".

"Lo que se le reconoció al 1 por ciento de los acreedores es una rentabilidad del 1.600 por ciento en cinco años y hoy están obstruyendo el cobro de quienes confiaron en la Argentina", se quejó la presidenta.

Asimismo, recordó que fue en la misma sede de la ONU, en 2002, que el entonces primer ministro británico, Gordon Brown, denominó "fondos buitre" a los especuladores financieros.

Al argumentar sobre la solidez financiera de la Argentina, sostuvo que tras la reestructuración de la deuda "desde 2003 a la fecha pagamos más de 190 mil millones de dólares de la deuda defaulteada" en 2001.

A su vez, aseguró que "cuando se debe el 160 por ciento del PBI, la culpa no es sólo del deudor sino también de los acreedores".

En este marco, sostuvo que la Argentina es un "triple leading case en materia económica financiera, en materia de terrorismo y seguridad y también en materia integridad territorial", señaló la jefa de Estado.

La mandataria abogó además por la profundización del "multilateralismo" en la ONU, y cuestionó el abordaje de la lucha contra el terrorismo, ante el conflicto en Medio Oriente con grupo fundamentalista Estado Islámico (Isis). "No se combate al terrorismo haciendo sonar tambores de guerra", dijo tras señalar que ella misma recibió amenazas en las últimas semanas.

En su discurso, la Presidenta también volvió a pedir por la Cuestión Malvinas y en ese marco criticó al Consejo de Seguridad de la ONU, al considerar que "mientras valga más el voto" de sus cinco integrantes permanentes, ningún conflicto "tendrá solución".

La presentación de la mandataria estuvo precedida de roces diplomáticos por el tema de la deuda. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo que Alemania mantiene una actitud "favorable a los fondos buitre" y "hostil" hacia la Argentina. Replicó de ese modo, expresiones del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, incluidas en una solicitada publicada ayer por la American Task Force Argentina.

El ministro alemán dijo que la Argentina "vivió durante décadas por encima de sus posibilidades, no paga sus deudas y está por eso casi aislada del tráfico internacional de pagos".

Griesa

El juez Thomas Griesa convocó hoy a la Argentina el lunes próximo para que exponga sus argumentos por los cuáles "no debería ser declarada en desacato, al incumplir su fallo y afrontar sanciones por 50.000 dólares diarios", informaron agencias internacionales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario