Edición Impresa

Obligado a convertir porque casi siempre le anotan

Viernes 28 de Febrero de 2014

De goles viven los equipos. De convertirlos para festejar y de evitarlos para allanar los caminos a la victoria. Rosario Central viene de hacer un buen torneo Inicial y está teniendo un arranque en el Final hasta aquí superior que el del semestre anterior. Pero las últimas presentaciones del Canalla tuvieron una particularidad: que de los últimos 19 partidos le convirtieron en 17. En ese lapso sólo dos equipos (Belgrano y Quilmes) no le convirtieron. Así, la ecuación es sencilla: el conjunto de Russo necesita más de un gol para poder sumar de a tres.

En este contexto es imposible dejar afuera del análisis la forma de jugar que tiene este equipo, que generalmente no entrega comportamientos distintos jugando de local o de visitante. La idea de ir en busca del resultado forma parte de su ADN. Es por eso que muchas veces queda expuesto a la puntería del rival de turno.

Tomando como parámetro esos 19 partidos (se toma esa medida porque representa un torneo) los números no son realmente malos. Todo lo contrario, ya que ganó siete, empató siete y perdió los cinco restantes, con una eficacia del 49.1 por ciento de los puntos.

Lo que saca a la luz el detalle es que para obtener esos buenos resultados el equipo se ve en la obligación de contar con un grado de eficacia más que importante, teniendo que convertir al menos dos goles para poder ganar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS