Edición Impresa

Obeid sostiene que "la culpa de lo que pasa en Santa Fe es de Binner, no de Bonfatti"

Dos veces gobernador de Santa Fe, ahora intenta ganar los comicios a diputado nacional en los que enfrentará a su sucesor en el poder santafesino: el socialista Hermes Binner.  

Domingo 14 de Julio de 2013

Con las primeras encuestas en la mano, Jorge Obeid presiente que la campaña electoral se va perfilando a "una fuerte polarización" entre el PJ y el Frente Progresista, y avisa que el desafío para un debate público será con quién resulte ganador del Frente Progresista en las primarias.

"Si Binner le gana a Palo Oliver recién podremos debatir", le reiteró a LaCapital el dos veces ex gobernador y candidato a diputado nacional por el Frente para la Victoria. La estocada verbal del avezado dirigente capitalino es a dos bandas. Por un lado excluye del protagonismo en la pulseada electoral que se avecina a su "amigo Miguelito (Del Sel), a quien le tengo cariño porque además es hincha de Unión".

Y de paso le devuelve atenciones a su sucesor en la Casa Gris, dándole a entender a Hermes Binner que primero debe resolver su propia interna en las internas del 11 de agosto antes de afrontar el mano a mano que en la próxima primavera reeditará la contienda de 2003, en la que Obeid relegó al socialista y se alzó con la victoria que le abrió las puertas a su segunda Gobernación.

"Me siento totalmente respaldado tanto por la presidenta como por el partido", responde Obeid. Minutos después, ya con el grabador apagado, un llamado que interrumpe la charla en off confirma esa presunción. Del otro lado del celular, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, consulta al candidato sobre las últimas novedades de campaña y le reitera la invitación para participar de los actos del lunes con la presidenta en San Nicolás de los Arroyos.

"No vemos allí Jorge", se despide el influyente funcionario de la Rosada antes de cortar. "Tenemos una relación de mucho afecto con Juan Manuel, como la tuve de tantos años con su padre", comenta Obeid su estrecho vínculo con el actual jefe de los ministros de la Nación.

—La campaña arrancó y algunas encuestas ya lo ubican al peronismo superando al PRO aunque lejos del Frente Progresista todavía. ¿Cómo lo ve?

—La tendencia clara está marcando una fuerte polarización entre el peronismo y el socialismo. De la misma forma que las elecciones de octubre van a marcar la fuerte presencia de estos dos partidos, esta elección también va a ser la antesala de un 2015 donde el futuro gobierno de la provincia se va a dirimir entre estas dos fuerzas. Yo soy absolutamente optimista de que el peronismo va a volver a gobernar Santa Fe en 2015.

—Usted dijo que pretende una campaña sin chicanas, pero Binner le ha cuestionado públicamente su vuelta al redil kirchnerista y Del Sel dice que lo quiere pero que no entiende que cargue con la mochila de los corruptos y se haga responsable de los Báez y los Fariña? ¿Qué responde a eso?

—Yo voy a intentar por todo los medios de no responder agravios y de plantear propuestas. Tengo un especial cariño por Miguelito (Del Sel), quien es un amigo de muchos años e hincha de Unión igual que yo (risas). Y en el caso de Binner, que es con quien vamos a tener que definir quién es el candidato en estas elecciones, más allá de haber recibido muchos agravios de él, yo preferiría que esto fuera un debate de propuestas, donde cada uno pueda decir lo que hicimos en nuestras gobernaciones y lo que le dejamos a la provincia.

—¿Sigue en pie el desafío que le hizo a Binner para un debate público?

— Lo que yo he dicho es que no tengo ningún inconveniente de debatir con el candidato del Frente Progresista que resulte ganador de las internas. Porque hay que aclarar que yo soy cabeza de una lista única, que es la del peronismo, pero en el caso del frente socialista-radical, hay dos listas.

—Su visión de las gestiones del Frente Progresista en la provincia es muy crítica, pero da la sensación que ha sido mucho más severo con el gobierno de Binner que con el de Bonfatti...

—Creo que Bonfatti ha tenido que soportar los efectos de la mala administración de Binner, aunque no lo pueda decir porque es su propio partido. Y esto siempre lo reflejo con dos números. Nosotros le dejamos a Binner 1.650 millones de pesos en caja para que pague los sueldos, pague el aguinaldo y continúe con las cincuenta obras en curso que teníamos, pocas de las cuales terminó. Y producto de esa mala administración cuatro años después Bonfatti recibió de manos de Binner una gestión con mil quinientos millones de déficit. De manera que Bonfatti hace lo que puede, tuvo que suspender la obra pública y los emprendimientos importantes del gobierno. La culpa no es de él sino de quién lo antecedió.

—¿Las primarias del 11 de agosto son un sondeo o marcarán una tendencia definitiva para la elección general?

—Las primarias van a marcar una tendencia y van a revelar la fuerte polarización que yo veo que existe entre el peronismo y el socialismo, o sea entre Binner y Obeid. Y después vendrán tres meses de trabajo para recorrer el territorio de la provincia y llevar las propuestas, porque esta elección no se va a resolver por quién agreda más al otro sino por el que tenga las mejores propuestas para la sociedad.

—¿Qué le pide la gente en sus recorridas?

—Hay tres temas fundamentales que nos pide la gente que resolvamos. El primero, la inseguridad y la droga, que era un tema que estaba ausente hace seis años y ahora es el número uno. El segundo, el del trabajo. Cuando yo fui gobernador de la provincia en la segunda gestión trajimos una inversión tres mil millones de dólares, que significaron 300 mil puestos de trabajo mediante la radicación de 140 empresas. Esto se suspendió, no hubo más inversiones y, como consecuencia de ello, hay una fuerte demanda de trabajo, fundamentalmente de los más jóvenes. El tercer tema es el de la vivienda. Mientras nosotros construimos durante aquella gestión 27 mil viviendas, la gestión socialista no ha llegado a las siete mil.

—¿Si les gana a Binner y a Del Sel se ve ocupando por tercera vez el Sillón del Brigadier?

—Si ganamos las elecciones de octubre lo que se consolida fuertemente es la posibilidad de que el peronismo vuelva a ser gobierno en Santa Fe en el 2015, independientemente de quién sea el candidato. Hay muchos hombres y mujeres del peronismo capacitados para gobernar bien esta provincia.

—¿La presidenta se va a involucrar en la campaña santafesina, como usted dijo, pero recién después de las primarias?

—Dependerá de cómo sea su agenda. Por lo pronto el lunes vamos a estar con los candidatos de Santa Fe en la ciudad de San Nicolás durante la recorrida de la presidenta en la planta industrial de General Savio. Y además Cristina prometió que va a estar un par de veces más en Santa Fe antes de las elecciones de octubre en apoyo de los candidatos.

—¿Qué le ha dicho ella respecto de la campaña?

—La presidenta está muy conforme con lo que hemos hecho y con la lista de unidad que se ha logrado. Y nos alienta a que sigamos trabajando, y que evitemos cualquier tipo de conflicto interno, que pongamos especial cuidado para que el justicialismo vaya con propuestas a debatir con el resto de los candidatos.

—¿Se siente respaldado?

—Totalmente respaldado, tanto por el partido como por la presidenta de la Nación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS