Edición Impresa

Obeid: "Algún peronista se quedó en su casa, pero yo no busco chivos expiatorios"

Dos veces gobernador de la provincia de Santa Fe. Salió tercero en las elecciones primarias que se realizaron el 11 de agosto. Rechaza que lo hayan castigado por pasarse al kirchnerismo.

Domingo 01 de Septiembre de 2013

Jorge Obeid asume la derrota de las primarias, esboza una autocrítica, pero rápidamente intenta levantar la cabeza, al sostener que se abre una nueva instancia para los comicios del 27 de octubre. Endurece el discurso contra la administración provincial, asegura que él es peronista y no kirchnerista y acusa al gobierno santafesino de "blindar mediáticamente" la gestión.

—¿Qué expresan los resultados de las primarias en Santa Fe?

—Fue la voluntad de la gente, sería necio negarlo. En nuestro caso hubiésemos querido tener una mejor elección. De todas maneras, medido el FPV elección contra elección del 2009 contra el 2013, el justicialismo recuperó más de 200 mil votos. Pero nos estaríamos engañando si nos conformásemos con esa explicación: hubo dos frentes que sacaron muchos más votos que el justicialismo. Asumo no haber tenido la capacidad para explicar nuestro proyecto.

—¿Por qué no pudieron?

—No tuvimos la suficiente organización para llevar adelante en los diferentes lugares de la provincia los sistemas de comunicación para hacer llegar nuestro mensaje. Nuestro mensaje es claro y sincero, se trata de contar qué hicimos en nuestro gobierno. Y se trata de mostrar las medidas que tomó el gobierno nacional durante los últimos años, que también están a la vista.

—¿No cree que la debacle de su lista tiene que ver con la caída de la marca del kirchnerismo en Santa Fe? Varios gobernadores explican la derrota desde una cuestión nacional.

—No creo que haya sido así. Cuando las cosas no salen como a mí me gustan no me interesa buscar culpables. Al primero que analizo es a mí mismo. Siendo yo cabeza de lista del FPV asumo que nos equivocamos, que no supimos transmitir nuestro mensaje. El primer responsable soy yo. Lo bueno es que ahora hay coincidencia entre todos los sectores para solucionar este problema y construir un sistema organizativo que nos permita llegar hasta el último peronista.

—¿Qué implican esos cambios en la campaña?

—Ahora tenemos un comando de campaña. Quiero destacar la convocatoria que se logró en la reunión que tuvimos en la ciudad de Santa Fe. En 40 años que tengo en el peronismo nunca vi una reunión con semejante calidad, no faltó un solo sector de la provincia. Todos acordaron apoyar el esquema organizativo que presentamos, creando ese comando de campaña del FPV con distintas áreas y una cabeza, que es Mario Lacava, un hombre de mi absoluta confianza.

—¿Hacía falta una derrota provincial como la de agosto para que aparezcan algunos dirigentes santafesinos que no se vieron en las primarias respaldándolo a usted?

—A lo mejor hubo alguno que pasó desapercibido porque se quedó en su casa, a ese no lo cuento. Pero yo no busco chivos expiatorios.

—¿Y qué puntos centrales del mensaje fueron los que no pudo explicitar?

—Que hay que romper el aislamiento en el que se ha sumido a Santa Fe respecto de la Nación. No somos islas independientes, somos una Nación y hay 24 provincias que la conforman. Santa Fe, por una falsa idea del gobierno provincial, que dice que tiene que confrontar con el nacional porque es de otro signo político, se ha ido aislando. Por eso se demoran programas nacionales, porque no hay diálogo, culpa del gobierno provincial. Cuando yo fui gobernador de la provincia tuve grandes discusiones con Menem y Kirchner, pero después las saldábamos acordando, y siempre conseguíamos cosas.

—¿Por ejemplo?

—Con el tema del Puente Rosario-Victoria yo tenía grandes discusiones con Menem, porque estaba totalmente en contra de la re-reelección. Pese a eso iba todas las veces, lo interesaba en el tema. Finalmente se licitó la obra, luego quedó desierta, hasta que se levantó al doble el subsidio. Si yo me ponía a confrontar porque no estaba de acuerdo con la re-reelección es muy probable que esa obra no se hubiera hecho.

—¿El principal reclamo de la gente fue el de la inseguridad? Binner sostiene que se están formando policías con otra mentalidad, más de avanzada que los de la época del peronismo.

—¿Qué pasa que los socialistas hacen seis años que están en el gobierno y todavía no pueden conformar la policía que pretenden? Les recordaría que yo dejé una policía transformada, sin nidos de corrupción, como eran Robos y Hurtos, Moralidad Pública, Drogas Peligrosas. Ocurre que el socialismo no quiso continuar con nuestro proyecto en la materia y cometió el peor de los errores. La policía debe ser subordinada al poder político, no se le puede dar autonomía. El socialismo le dio autonomía y ahora se pagan los costos. La policía hizo lo que quería y así terminamos: con vínculos con el narcotráfico, con el jefe de la institución preso.

—Se responsabiliza también por el crecimiento del narcotráfico a la inacción del gobierno nacional.

—Los socialistas no se tomaron ni el trabajo de leer la Constitución: la responsabilidad del manejo de la policía es del gobernador. La responsabilidad por la inseguridad en Santa Fe es absoluta del gobierno de la provincia, que no ha sabido controlar a la institución policial. Siguen pensando cómo lo van a arreglar a futuro y, mientras tanto, sigue muriendo gente.

—¿Está de acuerdo con los que dicen que el gobierno tiene blindaje mediático?

—Absolutamente de acuerdo. Al punto que —vamos a ver si se anima a ponerlo— la esposa del ministro de Gobierno del socialismo durante dos horas nos bombardea desde un programa de televisión, con propaganda subliminal del socialismo y en contra del peronismo. Esto lleva seis años, pero nadie lo quiere decir.

—¿Pero usted tuvo impedimentos para expresarse?

—No, yo no tuve impedimentos, pero no nos olvidemos que fui dos veces gobernador, dos veces legislador. Muchos medios han hecho suyo la política del gobierno socialista de construir un modelo teórico y venderlo como si fuera la realidad. Muchos creen que el hospital de Reconquista está terminado, y es un mazacote de hormigón con yuyos.

—Hay quienes interpretan que salió tercero porque a los santafesinos no les gustó que usted se vaya al kirchnerismo.

——Yo no soy candidato del kirchnerismo, soy el candidato del peronismo. Soy, fui y seré peronista. Jamás le escuché decir a Cristina Fernández que ella es kirchnerista. Acepto sí las reglas de juego que por este momento transita el peronismo, pero me mantengo en lo que fui siempre: soy cabeza de lista del peronismo. Y todo lo que hay de peronismo en Santa Fe está adentro de esa lista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS