Edición Impresa

Obama recorta el gasto militar y pone a China como nueva prioridad

Dio por cerrada la década signada por las guerras de Irak y Afganistán y sus enormes erogaciones. El Pentágono recibirá 489.000 millones de dólares menos en 10 años. Malestar interno.

Viernes 06 de Enero de 2012

"Estamos dando vuelta la página a una década de guerras", afirmó Barack Obama ayer en el Pentágono, rodeado de los más altos generales y almirantes de las FFAA estadounidenses. El presidente presentó el más fuerte recorte presupuestario de Defensa en décadas, y las caras sombrías de los altos mandos reflejaban claramente el efecto de ese anuncio. El mandatario planteó asimismo una nueva estrategia global, centrada en Asia y China, a la que empero no citó. EEUU seguirá siendo la primera potencia militar del mundo, aseguró Obama, pero claramente deberá reducir el tamaño de sus FFAA, luego de las guerras de Irak -apenas finalizada- y Afganistán, aún en curso a más de 10 años de iniciada.

Obama presentó el plan de ajuste -de 489.000 millones de dólares en 10 años- bajo una nueva estrategia, que centrará el foco en Asia-Pacífico y que por razones de presupuesto inevitablemente implicará "un uso más restringido de la fuerza y objetivos políticos más modestos", según el diario Washington Post. El periódico de la capital estadounidense agregó que se reducirá el tamaño de la marina y del cuerpo de marines, pero que se harán nuevas inversiones en bombarderos de largo alcance y sistemas antimisiles. Estas armas estarán diseñadas "para contrarrestar el crecimiento militar de China". También es claro que la fuerza nuclear estadounidense sufrirá reducciones.

"Nuestras FFAA serán más pequeñas pero el mundo debe saberlo: Estados Unidos va a mantener nuestra superioridad militar con unas fuerzas armadas que sean ágiles, flexibles y preparadas para un rango completo de contingencias y amenazas," declaró Obama en el Pentágono. El documento que presentó el presidente pone el acento en la creciente flota de aviones no tripulados o drones (ya son casi 800) y pequeños equipos de las fuerzas especiales que trabajen en cooperación con los ejércitos de los países aliados. La idea es efectuar operaciones militares de corta duración y entrenar a los ejércitos de los nuevos gobiernos surgidos en Medio Oriente. "Miramos más allá de las guerras de Irak y Afganistán, deberemos ser capaces de preservar nuestra seguridad nacional con fuerzas de tierra convencionales más pequeñas", puntualizó Obama.

Asia-Pacífico. La directriz estratégica, sin olvidar Medio Oriente, apuntará decididamente al otro extremo de Asia. "Si bien EEUU continuará con su contribución a la seguridad global, necesitaremos volver a equilibrar los esfuerzos en la región Asia-Pacífico", precisó Obama.

Las tropas de Estados Unidos completaron su retirada de Irak a fines de 2011, y están reduciendo su presencia en Afganistán. Claramente, en el Pentágono y no sólo en la Casa Blanca están pensando en China mucho más que en Medio Oriente y el golfo Pérsico.

Obama, centrado en impulsar el crecimiento económico y reducir el desempleo mientras trata de ser reelegido en noviembre, dijo que poner fin a esas dos guerras que lanzó su predecesor George W. Bush era una oportunidad para reequilibrar las prioridades del gasto nacional tras una década de conflictos. "Nuestra nación está en un momento de transición", indicó. Obama recordó que el presupuesto de Defensa experimentó un crecimiento "extraordinario" tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Antes de eso, bajo la presidencia de Bill Clinton y con el fin de la Guerra Fría, el Pentágono llegó a recibir "apenas" 346.000 millones de dólares anuales en los 90. Obama ya había anunciado una reducción del gasto, desde un pico máximo de 644.000 millones de dólares en 2010, de los cuales 130.000 fueron consumidos por Irak y Afganistán.

Debate interno. "Creo firmemente que podemos mantener nuestra fuerza militar y la seguridad de la nación con un presupuesto de Defensa que continúa siendo mayor que el de los siguientes 10 países juntos", señaló el presidente. "Sin lugar a dudas, unos dirán que las reducciones son muy grandes, otros que son demasiado pequeñas", dijo Obama. El presidente se atajó así del debate que el recorte ya suscita en el Pentágono. El secretario de Defensa, el veterano demócrata Leon Panetta, no negó este cuadro interno. Dijo que inevitablemente el nivel de riesgo para EEUU en el futuro será más alto por el recorte. "Tendremos un nivel adicional pero aceptable de riesgo". Pero agregó que en el cuadro mundial actual el Pentágono en cualquier caso se hubiese visto forzado a un cambio de estrategia, y que la crisis fiscal simplemente forzó la mano del gobierno.

Londres: “Irán fallará si trata de clausurar el golfo Pérsico”

Londres. — Irán fracasará si intenta cerrar el estrecho de Ormuz, paso de ingreso obligado al golfo Pérsico, declaró el secretario de Defensa de Gran Bretaña, Philip Hammond, quien agregó que las fuerzas de la marina británica seguirán contribuyendo para mantener la seguridad en el área. Irán ha amenazado reiteradamente en el último mes con clausurar Ormuz.
  “La alteración del flujo de petróleo a través del estrecho de Ormuz amenazaría al crecimiento económico regional y global”, dijo Hammond en un discurso ante el Consejo Atlántico, un grupo de estudios de Estados Unidos, durante una visita a Washington. “Cualquier intento de Irán para cerrar el Estrecho sería ilegal y fracasaría”, agregó, de acuerdo con un texto de sus declaraciones divulgado en Londres.

Escuadra internacional. Hammond dijo que la marina británica continuará jugando un papel sustancial, como parte de las Fuerzas Marítimas Combinadas, una escuadra naval liderada por Estados Unidos basada en Bahrein, formada por 25 naciones. Sus misiones incluyen el combate a la piratería, el contraterrorismo y la seguridad en el golfo Pérsico. Irán amenazó la semana pasada con detener el flujo de petróleo a través del estrecho de Ormuz si le imponen nuevas sanciones internacionales sobre sus exportaciones de crudo. El jueves, se informó que la Unión Europea se apresta a seguir a EEUU y suspender sus compras de petróleo a Irán.
  Ese mismo día, el máximo jefe militar de Irán subió aún más el tono de la amenaza al decir que su país no permitirá el reingreso en el Golfo del portaaviones estadounidense John Stennis, la nave insignia de la 5ª flota de EEUU con base en Bahrein. Washington desechó de plano la amenaza, atribuyéndola al creciente aislamiento internacional del régimen islamista de Irán. El Stennis se halla en el mar Arábigo desarrollando operaciones de apoyo a las fuerzas estadounidenses en Afganistán.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario