Edición Impresa

Obama ordenó espiar a Angela Merkel en 2010: "Quiero saber quién es esta mujer"

Lo aseguran documentos internos de la NSA publicados por el diario alemán Bild. La "pinchadura" venía de tiempos de Bush. En esa fecha aceptó un nuevo celular, encriptado.

Lunes 28 de Octubre de 2013

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aprobó explícitamente el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a la canciller alemana, Angela Merkel, en 2010, según el diario germano Bild, que cita a una fuente de la inteligencia estadounidense. Durante la semana, ante el enojo de Merkel y su gobierno, la Casa Blanca hizo saber que Obama no estaba al tanto de las pinchaduras cometidas contra Merkel desde el año 2002 hasta junio pasado, cuando la inteligencia alemana le cambió el viejo celular por uno encriptado.

"Obama no detuvo las acciones en aquel momento, las dejó seguir", afirma una fuente citada por el periódico alemán. La Casa Blanca incluso encargó un exhaustivo informe sobre Merkel. El presidente estadounidense no confiaba en la canciller alemana y encomendó a la NSA averiguar "quién es exactamente esta mujer". Tras la publicación de las primeras informaciones sobre el espionaje a Merkel, Obama aseguró a la canciller en una conversación telefónica que él no sabía que la NSA estaba espiándola.

Sin embargo, según Bild, el director de la NSA, Keith Alexander, informó personalmente a Obama en 2010 de la operación de vigilancia e interceptación de comunicaciones iniciado a la canciller. Fruto de este espionaje, la NSA accedió a los mensajes de texto que Merkel envió con su anterior teléfono celular y a las conversaciones telefónicas que mantuvo. No pudo acceder, en cambio, a las comunicaciones que realizó desde la línea segura de la Cancillería. Por recomendación de los servicios de inteligencia, Merkel cambió en junio pasado su viejo celular personal, que estaba pinchado, por un Black Berry al que los agentes alemanes agregaron un costoso chip de encriptado.

El hecho es que según Bild los resultados de esas operaciones de espionaje, a diferencia del modus operandi habitual, eran enviados directamente a la Casa Blanca, en lugar de al cuartel de la NSA, la base militar de Fort Meade en el estado de Maryland. Los envíos se realizaban desde el cuarto piso de la embajada de Estados Unidos en Berlín, ubicado en la Puerta de Brandenburgo, donde el personal de la NSA grababa el contenido de las conversaciones y los mensajes de texto de Merkel.

Según revela por su lado el semanario alemán Der Spiegel, el gobierno de Estados Unidos tenía dos equipos de espionaje en Alemania con miembros de la CIA y la NSA: uno en Frankfurt y un segundo en Berlín, donde había destinados hasta 18 agentes de la NSA, según documentos de esta agencia. La NSA desmintió la información del Bild. Keith Alexander no habló en 2010 con Obama sobre el tema "ni analizó nunca estas supuestas operaciones que afectan a la canciller alemana Merkel", dijo la portavoz de la NSA, Vanee Vines. "Las informaciones que indican lo contrario no son ciertas". La Casa Blanca no quisó comentar el informe. La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Caitlin Hayden, dijo ante la pregunta: "Ya dejamos en claro que Estados Unidos recoge el mismo tipo de informaciones de sus servicios secretos en el exterior que el que recogen otras naciones". Una manera de decir que todos hacen lo mismo.

Schroeder, también. Al igual que Merkel, su antecesor, el socialdemócrata Gerhard Schroeder, también fue espiado por la NSA cuando George W. Bush era inquilino de la Casa Blanca. En su caso querían saber "dónde están los alemanes" y si "se puede confiar en Schroeder", según Bild. El ex canciller socialdemócrata fue una de las voces más críticas con Bush por la invasión de Irak en 2003 y entabló estrechas relaciones con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. De hecho, apenas dejó el poder Schroeder se transformó en un "empleado" de Putin al recibir la presidencia de un consorcio ruso encargado del tendido de un gasoducto entre Rusia y Alemania. Esto causó suspicacias también en Alemania.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS