Edición Impresa

Obama: "La sombra de la crisis se ha disipado, y la unión es fuerte"

El mandatario insistió ante un Congreso liderado por republicanos que quiere impulsar políticas que mejoren a la clase media. El presidente de EEUU trazó la plataforma de su gestión.

Miércoles 21 de Enero de 2015

El presidente Barack Obama desafió anoche a un Congreso liderado por republicanos para que respalde el alza tributaria a los ricos y así ayudar a los estadounidenses de clase media, y dijo durante su discurso sobre el Estado de la Unión que es hora de "dar vuelta la página" de la recesión y la guerra. En el inicio de su mensaje, aseguró que "la sombra de la crisis se ha disipado, y el estado de la unión es fuerte".

En el marco de su programa para su séptimo año de gestión, Obama pidió a los legisladores que aprueben una nueva autorización de gasto para la fuerza militar que lucha contra milicianos del Estado Islámico y que sustituya las facultades que fueron dadas al presidente George W. Bush para librar la guerra en Irak.

La solicitud de Obama de una nueva autorización para la campaña de Washington de cinco meses de ataques aéreos en Irak y Siria podría ser una de las pocas cosas que propuso ayer que recibiría la aprobación del Congreso, debido a que los republicanos están en desacuerdo con su llamado a subir los impuestos.

El presidente acreditó la mejoría de la economía de Estados Unidos a sus "políticas económicas para la clase media" y dijo que es hora de "dar vuelta la página" a la recesión y la guerra y concentrarse en un crecimiento para todos, incluida la clase media, en su discurso que fue transmitido por televisión pasadas las 23 de ayer.

"¿Nosotros aceptaremos una economía donde sólo a unos pocos de nosotros les va espectacularmente bien?, ¿O nos comprometeremos a una economía que genera mayores ingresos y oportunidades para todos los que se esfuerzan?", preguntó el mandatario.

Impulso. Un mejor panorama económico ha mejorado los índices de aprobación de Obama, lo que lo ha llevado a lanzar una ofensiva ante los republicanos en lugar de esperar a la defensiva, como reacción a la fuerte derrota de los demócratas en las elecciones legislativas de noviembre.

Su discurso reflejó un tono desafiante, una señal de que no cederá a pesar de que los republicanos controlan el Congreso y el poco tiempo que le queda en el cargo para capturar la atención del país.

Obama propondrá un aumento impositivo que permitirá recaudar 320.000 millones de dólares en 10 años y permitirá pagar mayores créditos tributarios y beneficios en educación para la clase media, incluidos dos años de universidad comunitaria gratuita.

También quiere completar acuerdos comerciales con Asia y Europa para crear más empleos relacionados a las exportaciones.

La idea de subir la tasa tributaria a las ganancias de capital y dividendos a un 28 por ciento desde un 23,8 por ciento es popular entre los demócratas, que están viendo más allá del mandato de Obama, a las elecciones del 2016.

Pero las propuestas estarían muertas desde un comienzo, dada la oposición de los republicanos.

"Eliminemos las lagunas para bajar las tasas —y crear empleos, no para pagar por un mayor gasto del gobierno", dijo como contrapartida el senador republicano Joni Ernst, encarnado la respuesta oficial republicana.

Para Obama, el discurso de anoche fue su mejor oportunidad en el año para relucir su legado, al hablar ante millones de estadounidenses sobre la mejoría de la economía seis años después de que asumió el cargo por primera vez con el país sumido en una crisis financiera.

"En este momento, con una economía creciente, menores déficits, una industria animada y una producción de energía en auge, nosotros hemos salido de la recesión más libres para escribir nuestro propio futuro que cualquier otro país en la Tierra. Ahora depende de nosotros escoger quién queremos ser durante los próximos 15 años y las décadas futuras", declaró.

También se esperaba que Obama pidiera al Congreso que le otorgue la autoridad de vía rápida necesaria para negociar acuerdos comerciales con la Unión Europea y un grupo de países de Asia. Muchos demócratas, preocupados por el impacto de los acuerdos comerciales en el mercado laboral estadounidense, se oponen a otorgar tal autoridad.

Los republicanos esperan que Obama presione a los demócratas en este tema.

Las relaciones entre Obama y los republicanos han comenzado tensas este año. Obama ha amenazado con vetar siete proyectos de ley en lo que va del año, así como una propuesta de sanciones más severas contra Irán.

Obama defenderá su decisión de buscar normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba, isla de gobierno comunista. Alan Gross, el contratista estadounidense cuya liberación por parte de La Habana ayudó a despejar el camino para restaurar los lazos diplomáticos, estuvo entre los invitados de Michelle Obama al discurso.

El mandatario también instará al Congreso a aprobar un proyecto de ley sobre ciberseguridad luego de un ataque de piratas informáticos contra Sony Pictures que el FBI ha atribuido a Corea del Norte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario