Edición Impresa

Obama juró en privado y hoy lo hará de nuevo ante una multitud

El presidente asumió su segundo período y pasó para hoy la fiesta popular, con una nueva jura que no tiene valor legal

Lunes 21 de Enero de 2013

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tomó juramento oficial para iniciar un nuevo periodo en una pequeña y privada ceremonia en la Casa Blanca. Hoy se hará la ceremonia pública frente al Capitolio y con un gran despliegue de figuras del espectáculo. Obama, así como su vicepresidente Joe Biden, debieron jurar ayer porque el 20 de enero es la fecha designada para que asuma el presidente, pero el acto popular se trasladó para hoy.

Acompañado de su familia en el Salón Azul de la Casa Blanca, Obama puso su mano sobre una Biblia y recitó el juramento de 35 palabras leído por el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts. Obama abrazó a su esposa Michelle y dijo: “Gracias”, después de que ella lo felicitó por la toma de posesión. Michelle sostuvo la Biblia sobre la que juró Obama para un segundo período de cuatro años.

El mandatario jurará en público hoy en las afueras del Congreso en Washington, y con toda la pompa tradicional, pero este acto será más que todo un espectáculo. Técnicamente, la juramentación de ayer es la que verdaderamente cuenta según la Constitución, que ordena que el presidente jure a su cargo el 20 de enero.

Comparado con el ambiente que rodeaba la primera juramentación de Obama el 20 de enero de 2009, el clima en esta ocasión será diferente. Una dura campaña electoral, un desempleo persistentemente alto y graves problemas fiscales han ensombrecido la “esperanza”, la palabra clave de la campaña démócrata de 2008 y que simbolizó Obama cuando asumió por primera vez, convirtiéndose en el primer presidente de raza negra en la historia de Estados Unidos. Aquel día quedó grabado en la memoria colectiva, tanto por la multitud que concurrió a Washington como por el clima de fervor popular que acompañó la ceremonia.

En esta oportunidad se espera un menor entusiasmo y menos público. “Para mucha gente esto es como un sombrero viejo”, comentó Russell Riley, un experto en retórica presidencial de la Universidad de Virginia. “La nueva y excitante emoción que rodeó la primera juramentación histórica ha dado paso a la típica realidad política”.

No se espera que la audiencia sea tan grande como en 2009, cuando una cifra récord de 1,8 millones de personas colmó el National Mall. Se proyecta que entre 600.000 a 800.000 personas asistirán hoy, pero varios millones seguirán la ceremonia por la televisión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS