Edición Impresa

Obama está listo para atacar a Siria en caso de que la diplomacia fracase

El régimen de Damasco se mostró dispuesto a suscribir la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas. El presidente de EEUU consideró que es demasiado pronto para saber si la iniciativa del gobierno ruso tendrá éxito.

Miércoles 11 de Septiembre de 2013

 

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo anoche que su país trabajará con Rusia en su propuesta de que Siria entregue sus armas químicas para ser destruidas, aunque advirtió que está listo a responder con un ataque militar si fracasa la diplomacia. En un mensaje televisado a una nación mayoritariamente opuesta a un ataque contra Siria, Obama anunció además que pidió a líderes del Congreso demorar una votación sobre la autorización del uso de la fuerza contra Siria para dar una oportunidad a la implementación de la iniciativa presentada el lunes por Rusia. El presidente dijo que veía "señales alentadoras" en estos nuevos esfuerzos diplomáticos sobre Siria y las atribuyó "en parte a la amenaza creíble de una acción militar estadounidense". Por lo tanto, "pedí a los líderes del Congreso que pospongan la votación" sobre la autorización de un ataque a Siria "mientras avanzamos por esta senda" que se abre con el plan de Rusia, dijo Obama en un discurso desde la Casa Blanca.

No obstante, el mandatario demócrata subrayó que Estados Unidos y sus Fuerzas Armadas "estarán en posición de responder si fracasa la diplomacia", sin descartar la opción de un ataque militar contra el gobierno del presidente sirio, Bashar Assad.

Pruebas irrefutables. El mandatario reiteró que Estados Unidos no tiene dudas de que el gobierno de Siria usó armas químicas en un ataque contra la insurgencia que lucha por derrocarlo desde hace más de dos años y que esta acción no puede quedar impune porque viola la prohibición mundial de ese tipo de armamento no convencional.

Agregó que dio la bienvenida a la propuesta rusa, aunque agregó que es "demasiado temprano decir si esta oferta tendrá éxito". "Cualquier acuerdo debe verificar que el régimen de Al Assad cumpla sus compromisos. Pero esta iniciativa tiene el potencial de remover la amenaza de las armas químicas sin el uso de la fuerza", señaló.

Rusia y Estados Unidos coincidieron ayer en que Siria debe someter su arsenal químico a un control internacional, pero difirieron en un punto central: la posibilidad de atacar militarmente a Damasco si no cumple con lo pactado. Luego de que el gobierno sirio diera el visto bueno a la iniciativa rusa e incluso aceptara subscribir la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas, Washington anunció que sólo apoyaría esta propuesta si incluye sanciones contra quien "mine la reglas de juego".

En una videoconferencia pública por internet, el secretario de Estado, John Kerry, sostuvo que un proceso de control de las armas químicas sirias "verificable, transparente y con consecuencias" es preferible a una intervención militar. Sin embargo, aclaró que para que este proceso sea efectivo, la opción militar debe mantenerse sobre la mesa por si el gobierno sirio de Bashar Assad no cumple con los compromisos asumidos. La condición impuesta por Kerry se conoció horas después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, asegurara de forma tajante que la propuesta que impulsó su gobierno supone renunciar a la posibilidad de un ataque militar contra Siria. "Sin duda alguna, todo esto tendrá sentido, funcionará y podrá servir sólo en el caso de que escuchemos que la parte estadounidense y todos aquellos que lo apoyan en este caso renuncien al uso de la fuerza", afirmó Putin. "Es difícil obligar a algún país, sea Siria u otro, a desarmarse de manera unilateral si se está preparando contra él una acción de fuerza", agregó el mandatario.

Giro. Un día antes, su canciller, Serguei Lavrov, sorprendió a Estados Unidos y a sus aliados al proponer que Siria ponga bajo control internacional todo su arsenal químico, lo que dejaría sin argumentos los temores de la Casa Blanca sobre futuros ataques químicos en Siria. El régimen de Assad no sólo apoyó esa propuesta rusa, sino que ayer además anunció que subscribirá la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas, una decisión que la Casa Blanca le reclamaba hace años.

Pese a estos gestos, el gobierno estadounidense se mostró desconfiado. Durante una nueva presentación ante el Congreso, Kerry instó ayer a los legisladores a aprobar una autorización para lanzar un ataque contra Siria y advirtió que "no esperarán mucho tiempo". Frente a la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado, el funcionario dejó claro la importancia que la Casa Blanca le otorga a la opción militar en Siria. Sostuvo que Damasco aceptó la propuesta rusa "sólo porque hubo una amenaza real de uso de la fuerza". "Antes ese régimen ni siquiera habría reconocido que tuviese un arsenal químico", agregó el secretario de Estado.

Iniciativa francesa. Francia comparte la desconfianza del gobierno de Obama y ayer impulsó una nueva propuesta que intentó presentar durante la tarde en el Consejo de Seguridad de la ONU, pero finalmente la sesión de emergencia fue cancelada, aparentemente por falta de consenso entre los cinco miembros con poder de veto. El borrador que preparó la delegación francesa, junto con sus socios estadounidenses y británicos, recuperaba la propuesta rusa de someter todo el arsenal químico sirio a un control internacional, pero agregaba que, en caso de que Damasco no cumpliera, la ONU estaría autorizada a intervenir militarmente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS