Edición Impresa

Obama apunta a la complicidad de Rusia en el derribo del avión de Malaysia Airlines

Los países miembro del Consejo de Seguridad de la ONU reclamaron una completa e independiente investigación internacional. El catástrofe aérea suma más presión sobre Putin.  

Sábado 19 de Julio de 2014

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, compareció ayer en la Casa Blanca para hablar de "la crisis global" que supone el derribo del avión de la compañía aérea de Malasia, por los diversos países de procedencia de los 298 fallecidos. Pero Obama, que pidió un alto el fuego para investigar, apuntó con claridad a Rusia como el responsable último de esta tragedia. Todo indica, afirmó en su comparecencia, que el Boeing 777, en ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur, fue derribado por un misil tierra-aire lanzado desde el territorio del este de Ucrania controlado por los separatistas prorrusos. Este incidente, "una atrocidad de proporciones abominables", demuestra el peligro de la crisis de Ucrania, que ya no se puede localizar o contener en la región. "Debería llamar la atención de todo el mundo", advirtió Obama, en referencia velada a la actitud poco agresiva de Europa en la imposición de sanciones a Moscú.

Dados los indicios sobre el origen de este ataque, el mandatario solicitó una investigación internacional, "para estar seguros de que sale toda la verdad", subrayó. Sin embargo, y al margen de este caso y del análisis de las circunstancias, apuntó directamente al gobierno de Vladimir Putin como responsable último. Una agresión de este tipo no sería posible sin los sofisticados equipos y entrenamiento de los separatistas "y esto les está llegando de Rusia", remarcó. "Obviamente, nos encontramos en el inicio del proceso de extraer conclusiones dada la naturaleza del disparo. .

Evidencias. La comparecencia de Obama se produjo después de que Samantha Power, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, asegurará en el Consejo de Seguridad que "existen "evidencias creíbles" de que los separatistas prorrusos y sus asociados rusos en el este de Ucrania son los responsables de esta tragedia. Entre esas evidencias citó la información de un reportero occidental, que vio a los separatistas con equipos de lanzamisiles.

El Consejo de Seguridad se reunió ayer de urgencia a petición de Reino Unido. Los quince miembros pidieron unánimemente una "completa e independiente investigación internacional". Si bien Francia y Reino Unido coincidieron con Estados Unidos en achacar la responsabilidad a los separatistas prorrusos, mientras que China tuvo un tono más moderado, el embajador ruso se desmarcó totalmente de esa sospecha. Vital Churkin culpó a Ucrania por no haber cerrado el espacio aéreo en una zona de combate.

Los restos del avión se esparcieron en varios kilómetros cuadrados en la campiña, en los alrededores del pueblo de Grabove, en el este de Ucrania, cerca de la línea del frente entre separatistas prorrusos y fuerzas gubernamentales. Bajo una llovizna, rescatistas y mineros de carbón locales recuperaron cuerpos de los pastizales y campos de girasoles donde cayó el jueves el Boeing 777. Unos 30 funcionarios, principalmente de la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (Osce), llegaron al lugar del accidente, entre las localidades de Rozsypne y Hrabove, a unos 40 kilómetros de la frontera con Rusia. Los rebeldes permitieron al equipo realizar una inspección muy parcial y superficial. Mientras la delegación se marchaba bajo las órdenes de supervisores armados, dos miembros ucranianos se quedaron retrasados para ver un fragmento del avión en un borde de la carretera, y un combatiente hizo un tiro de advertencia en el aire con su Kalashnikov.

Kiev y Moscú en tanto siguieron culpándose por el desastre. Los líderes de la autoproclamada República Popular de Donetsk en Ucrania negaron estar involucrados y dijeron que un avión de la fuerza aérea ucraniana derribó el avión que realizaba un vuelo comercial intercontinental. El gobierno de Ucrania en tanto mostró grabaciones de lo que dijo eran funcionarios de inteligencia rusos discutiendo sobre el derribo de una aeronave comercial por parte de los rebeldes, quienes habrían confundido el avión con una nave militar ucraniana. Las dos cajas negras del avión —las grabaciones de voz y datos— ya fueron recuperadas, pero era poco probable que puedan determinar si el desastre fue originado por el disparo de un misil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS