Edición Impresa

Obama abrió la vía diplomática para resolver el litigio nuclear con Irán

El presidente de EEUU pidió gestos claros por parte de Teherán, y reclamó una resolución fuerte sobre las armas químicas en Siria.  

Miércoles 25 de Septiembre de 2013

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró ayer ante el pleno de las Naciones Unidas que está dispuesto a darle una oportunidad más a la vía diplomática, tanto en el conflicto con Siria como con el diferendo iraní por su programa nuclear, pero dejó claro que esta vía política está condicionada al cumplimiento de estos países de sus obligaciones internacionales. En un gesto conciliador hacia Teherán, Obama saludó en su discurso ante la Asamblea General de la ONU el aparente cambio de rumbo del gobierno de Irán bajo el mandato de Hasan Rohani, aunque subrayó que las declaraciones del nuevo líder persa deben ser sustentadas con "acciones verificables" en torno a su controvertido programa nuclear. "Las palabras conciliatorias deben ser probadas con acciones transparentes y verificables", sostuvo Obama. "No creo que la difícil historia (común) pueda ser superada de la noche a la mañana, la desconfianza es demasiado profunda. Pero creo que si podemos resolver la cuestión del programa nuclear de Irán, eso puede servir como un gran paso en un largo camino hacia una relación diferente, una basada en intereses y respeto mutuo", afirmó.

Horas más tarde, en su primera aparición en este foro, Rohani dijo que está preparado para comprometerse en conversaciones nucleares "acotadas y orientadas a la obtención de resultados". "Escuché atentamente los dichos del presidente Obama a la Asamblea General", dijo Rohani. "Acorde al deseo político de los líderes estadounidenses y esperando que se abstengan de hacer caso al interés a corto plazo de los grupos de presión belicosos, podemos llegar a un marco de acuerdo para afrontar nuestras diferencias", agregó en un discurso en el que no buscó incrementar las tensiones con Washington. Pero en una señal de las dificultades que los países afrontan en su intento de acercamiento tras décadas de hostilidades, funcionarios estadounidenses e iraníes no lograron arreglar un encuentro entre los líderes en los márgenes de la reunión de la ONU. Durante la jornada, hubo crecientes rumores de un encuentro cara a cara entre ambos dignatarios al margen de la Asamblea, algo que finalmente no se concretó.

En su discurso, ampliamente centrado en la región de Medio Oriente y el norte de Africa, Obama también insistió en la importancia para la estabilidad de esa región y del resto del mundo en que palestinos e israelíes logren resolver sus diferencias y llamó en este sentido a la comunidad internacional a respaldar sin fisuras las negociaciones de paz bilaterales en las que media Washington. "Es hora de que la comunidad internacional respalde los esfuerzos de paz", reclamó el mandatario.

Firmeza con Damasco. Otro escenario que requiere de una acción internacional unificada es el conflicto en Siria, continuó Obama. Por ello, urgió al Consejo de Seguridad a que apruebe una resolución "fuerte" sobre sus armas químicas que pueda dar nuevas fuerzas a un "esfuerzo diplomático", a la par que reclamó "consecuencias" en caso de que Damasco no cumpla. "Tiene que haber una resolución fuerte del Consejo de Seguridad para verificar que el régimen de (Bashar) Assad cumple sus obligaciones y debe haber consecuencias si no lo hace", reclamó. En juego está el propio prestigio de la ONU, advirtió, porque de no ser capaz la comunidad internacional de lograr este acuerdo de mínimos, "se demostrará que la ONU es incapaz de implementar las leyes internacionales más básicas".

Por el contrario, "un acuerdo sobre las armas químicas debería dar vigor a un esfuerzo diplomático más grande para lograr un acuerdo político en Siria", sostuvo Obama, quien pese a ello desechó tajante la posibilidad de que Assad pueda seguir gobernando en el futuro en vista de las "abrumadoras" pruebas de que el régimen de Damasco es el responsable del ataque químico del 21 de agosto. "Un líder que ha masacrado a sus ciudadanos y gaseado a niños hasta la muerte no puede recuperar la legitimidad para liderar un país gravemente fracturado", enfatizó.

Crucial reunión

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Javad Zarif, se reunirán mañana en la sede de las Naciones Unidas, en un histórico encuentro de alto nivel con los representantes de otras cinco naciones para discutir el controvertido programa nuclear de Teherán y su desmantelamiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS