Edición Impresa

Nuevos edificios gastarán un 15 por ciento menos de energía

Ese será el impacto de la norma para construir con criterios ambientales, que se reglamenta hoy. Lanzan un concurso para diseños arquitectónicos.

Lunes 27 de Mayo de 2013

La norma que se reglamentará hoy para exigir medidas de eficiencia energética a la construcción domiciliaria permitirá reducir entre un 15 y un 40 por ciento los gastos de calefacción y refrigeración en los edificios que adopten los nuevos parámetros. Ese pronóstico surge del estudio que acompañó al decreto que la intendenta Mónica Fein firmará hoy en un acto público, y que convertirá a Rosario en la primera ciudad del país en incorporar criterios de ahorro energético a sus edificaciones.

La reglamentación de la ordenanza 8.757, de 2011, se hará, a las 12, en la Facultad de Arquitectura, en el marco del II Foro Latinoamericano de Desarrollo Sostenible. En el acto se lanzará un concurso para proyectos que apliquen parámetros ambientales a obras construidas o diseños nuevos.

A partir de la firma se incorporarán al Reglamento de Edificación una serie de normas técnicas Iram (Instituto Argentino de Racionalización de Materiales) que regulan las características técnicas de las nuevas viviendas, como la aislación térmica de techos y paredes exteriores, protección solar en cerramientos transparentes y nuevos materiales para disminuir el consumo de energía.

La aplicación será en etapas: el primer año la obligación abarcará a edificaciones que superen los 4 mil metros cuadrados, el segundo año a las mayores de 3 mil y gradualmente llegará a las de menor tamaño, hasta llegar a una aplicación plena dentro de seis años.

Según informe de la Secretaría de la Producción municipal, se estima que el ahorro en gas y electricidad en esas viviendas será de entre un 15 y un 20 por ciento. Quienes vivan en el último piso de los edificios podrán ahorrar aún más, entre un 30 y un 40 por ciento, por la mayor resistencia térmica del techo.

Además, las nuevas medidas redundarán en menos problemas de humedad y gastos de mantenimiento. Esto, con un aumento de inversión del 1 al 3 por ciento sobre el costo total del edificio. Así surge de un estudio realizado para la reglamentación de la ordenanza entre el municipio, UNR, la UTN y colegios profesionales involucrados.

"Para quien va a vivir en un edificio de este tipo, la mayor inversión se amortiza en muy pocos años", evaluó el concejal Alberto Cortés, autor de la iniciativa, quien consideró que al no existir una cultura de ahorro energético la única forma de reducir el derroche es con normas de este tipo.

En los últimos cinco años, según el estudio, el consumo de energía eléctrica en el sector residencial de Rosario creció el 80 por ciento. Paredes con aislación térmica y ventanas más chicas, entre otros cambios, permitirán que el gasto de refrigeración sea más bajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS