Edición Impresa

Nuevo cruce con Londres por la cuestión Malvinas

Volvió la tensión luego de que un funcionario británico les dijera a los kelpers que la disputa por la soberanía "está destinada al fracaso".

Domingo 09 de Febrero de 2014

El gobierno volvió a mantener ayer un fuerte cruce con el Reino Unido por las islas Malvinas luego de que el ministro británico de Estado para América Latina, Hugo Swire, advirtiera que la política argentina en la disputa de soberanía "está condenada al fracaso".

Swire, quien visitará el archipiélago la próxima semana, remarcó que "si el gobierno argentino cree que una retórica hostil y amenazas a los medios de subsistencia del pueblo de las islas van a forzar al Reino Unido a negociar la soberanía de las Falkland por encima de las personas que las habitan, está profundamente equivocado".

"El gobierno británico cumplirá con la responsabilidad que le impone la Carta de la ONU de respetar el derecho de ustedes (por los kelpers) a la libre determinación. Argentina puede seguir optando por desoír la opinión de los isleños, pero es una política destinada al fracaso", dijo.

Tras remarcar que "el pueblo de Malvinas existe, tiene voz y se lo debe escuchar", consideró "una pena" que Argentina "intente negarles el derecho humano fundamental de determinar su propio futuro".

La respuesta llegó de parte del secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas de la Cancillería argentina, Daniel Filmus, quien le advirtió a Swire, que "lo que la historia de la humanidad muestra es que lo que está destinado al fracaso no es la lucha de los pueblos por defender su integridad territorial sino la prepotencia colonial".

Como prueba de ello —sostuvo Filmus— "basta con comparar el mapa de los dominios coloniales británicos obtenidos a fuerza de esclavitud y armas de los inicios del Siglo XX y el mapa actual, donde sólo quedan 17 casos de colonialismo, 10 de los cuales son dominados por el Reino Unido".

En este sentido, sostuvo que las Malvinas son "uno de los últimos resabios coloniales que aún quedan en el mundo" y que los kelpers son "colonos británicos", al tiempo que criticó la "prepotencia" del mensaje de Swire, "propia de la tradición colonial que defiende".

"Una vez más, el gobierno británico rechaza el mandato del conjunto de las naciones del mundo, que desde hace casi 50 años vienen reclamando a través de la Resolución 2065 del año 1965 que la solución pacífica del diferendo se produzca a partir del diálogo entre Argentina y el Reino Unido", indicó Filmus en un comunicado.

"Reiteramos que Argentina garantiza los derechos de los isleños al comprometerse al cumplimiento pleno de los mandatos de la Resolución 2065 de la ONU y de nuestra propia Constitución, que plantean el respeto a los intereses y al modo de vida de quienes viven en Malvinas", agregó Filmus.

En su mensaje a los kelpers, Swire había insistido también en que el gobierno británico quiere "sentarse con el gobierno argentino para hablar de una serie de temas concretos relativos al Atlántico Sur", entre los que mencionó "recursos naturales", pero sostuvo que "estas reuniones no van a excluir al gobierno malvinense", lo que es rechazado por la Casa Rosada, que no reconoce a los isleños como tercera parte en conflicto.

Filmus no dejó pasar la invitación y acusó al funcionario de "desnudar el principal objetivo del Reino Unido en el Atlántico Sur: expoliar las riquezas hidrocarburíferas, minerales, pesqueras, de agua y biodiversidad, que pertenecen a 40 millones de argentinos".

"Este es el sentido de haber instalado en Malvinas una desproporcionada presencia militar. Los argentinos seguiremos utilizando todos los medios jurídicos y diplomáticos para defender nuestras riquezas", le advirtió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario