Edición Impresa

Nuevo cortocircuito entre provincia y Nación por la salida de gendarmes

La revelación de que el 50 por ciento de la dotación de Gendarmería que cumplía funciones en Santa Fe fue trasladada al conurbano bonaerense encendió ayer cortocircuitos entre los gobiernos...

Viernes 06 de Septiembre de 2013

La revelación de que el 50 por ciento de la dotación de Gendarmería que cumplía funciones en Santa Fe fue trasladada al conurbano bonaerense encendió ayer cortocircuitos entre los gobiernos nacional y provincial, al tiempo que generó nuevos posicionamientos entre la dirigencia. En ese marco, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, relativizó la situación (ver aparte).

"Díganle a mi amigo Bonfatti que no le sacamos ningún gendarme. Primero que no le estamos quitando nada a la provincia, segundo que para actuar en el interior se requiere de un consejo provincial que acepte y permita que ingrese la fuerza para actuar allí y eso mi amigo Bonfatti lo debe saber. En el caso del conurbano sí existe ese consejo, de lo contrario habría una invasión de jurisdicciones inaceptables", manifestó el senador nacional oficialista Aníbal Fernández.

En ese sentido, Fernández sostuvo que el traslado de gendarmes no debería afectar al interior del país porque "no bajó el nivel de hombres de gendarmería en las provincias. Cada vez que se fue incorporando efectivos nunca se sacó a nadie, y mi amigo Bonfatti debe saber que una vez que se coloca a alguien, no se puede sacar a nadie, porque los conflictos que se generarían serían terribles y públicamente se sabrían de un día para el otro".

Asimismo, el senador kirchnerista aseguró que "no hay vocaciones electorales" detrás del Programa de Asistencia Federal para la Seguridad, pero insistió: "Tampoco nos obliguen a que faltando 70 días para las elecciones no se lleve adelante ninguna práctica so pretexto de que van a ser mencionadas como decisiones electorales. Los movimientos se van a sostener y lo iremos trabajando con otras provincias para que el conflicto se morigere".

El posicionamiento de Fernández choca de lleno con el profundo malestar que generó en el gobierno santafesino y en la clase política local la decisión de enviar por 45 días a casi 750 gendarmes al conurbano, en momentos en que Santa Fe —y particularmente Rosario— son noticias día a día por episodios vinculados al narcotráfico. Incluso, ya se produjeron cerca de 150 muertes violentas por cuestiones relacionadas a la inseguridad.

Ayer, el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, fue el encargado de plantear la posición de la Casa Gris y, a la vez, mantuvo un tono frío y distante a la hora de contestarle al legislador peronista. "Con el senador Fernández hay una relación institucional, no somos amigos ni el gobernador, ni yo. Creo que a estos temas hay que tratarlos con la seriedad que corresponde. Si el gobierno nacional anuncia un plan federal, éste tiene que contemplar todo el territorio", disparó.

Incluso, el funcionario no descartó la posibilidad de que "bandas delictivas se desplacen" a Santa Fe ante la ausencia de gendarmes, "Habita la posibilidad de que bandas delictivas desplacen su accionar hacia otros puntos del país, y la cercanía de Santa Fe con Buenos Aires nos hace estar muy atentos", enfatizó Galassi. En ese sentido, anunció que la policía provincial estará en estado de "alerta extrema".

"Es una preocupación y vamos a estar con alerta extrema. El delito no tiene fronteras y una cosas es un delincuente que se dedica a robos menores y otra son las bandas delictivas organizadas que operan en el Gran Buenos Aires. Y la presencia de este gran operativo, que quita efectivos de otras regiones del país, puede tener como segunda consecuencia negativa originar esto", agregó.

Desde el radicalismo, el presidente partidario y candidato a diputado nacional, Mario Barletta, le envió una carta al titular de Seguridad, responsabilizando directamente al gobierno nacional —y al propio Berni— por la medida tomada. Recordó que "en la provincia de Santa Fe la inseguridad y el narcotráfico son uno de los temas más preocupantes, y esta medida nos afecta de manera directa".

Barletta destacó que "mientras desde el gobierno provincial se intenta tomar todas las medidas necesarias para disminuir el delito, desde la Nación, de manera improvisada y electoralista, se pone en marcha el Plan de Seguridad Bonaerense trasladando un 60 por ciento de gendarmes del interior del país hacia la provincia de Buenos Aires".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS