Edición Impresa

Nuevas negociaciones por las suspensiones en General Motors

El titular de Smata Rosario dijo que la empresa quiere extenderlas hasta diciembre. Rechazó una quita del 35 por ciento.

Viernes 23 de Mayo de 2014

El secretario general de Smata Rosario, Marcelo Barros, ratificó ayer que el gremio no aceptará la aplicación de suspensiones con el pago del 65 por ciento del salario en la planta de general Motors y reveló que la empresa pretende extender ese régimen hasta diciembre.

Barros dijo que mantienen negociaciones "cotidianas y diarias" con la presidenta de la compañía, Isela Constantini, para alcanzar un acuerdo que minimice el impacto en los trabajadores de la caída de la producción. Precisamente, hoy habrá un nuevo encuentro.

Pero al mismo tiempo, el líder del sindicato que agrupa a los trabajadores del sector automotor advirtió que lucharán para que se respete el convenio colectivo que dispone el pago del 100 por ciento del sueldo, aun en los días en que se frene la producción.

Tras agotar en mayo el banco de compensación de horas, desde junio comienza a aplicarse el sistema de suspensiones. Durante los cuatro días que se frenará la producción, los trabajadores cobrarán el 100 por ciento del salario, aunque perderán adicionales.

La empresa informó al gremio su intención de seguir con el esquema por los próximos meses, pero pagando un 65 por ciento del salario durante los días no trabajados.

Barros reiteró que el convenio colectivo establece que los trabajadores deben cobrar el 100 por ciento el salario sobre las primeras 150 horas de trabajo, cumplan o no funciones por orden de la compañía.

"Estamos negociando, mañana (por hoy) nos vamos a reunir otra vez; el mes que viene comienzan las suspensiones y el convenio colectivo de trabajo es claro: por las primeras 150 horas, el trabajadores debe cobrar el 100 por ciento del sueldo", dijo.

La empresa mejoró la iniciativa inicial y propuso aplicar en principio recortes de entre 20 y 25 por ciento a los ingresos de sus empleados, con la posibilidad de aumentar la quita en los próximos meses, pero esto también fue rechazado por el gremio.

Señaló también que las 2.700 familias de los operarios "se pueden quedar tranquilas" porque el sindicato está "defendiendo tanto las fuentes de empleo como los salarios, y no se aceptarán suspensiones con quitas del 35 por ciento".

Las ventas de la compañía se desplomaron 35,73 por ciento en abril respecto del mismo mes del 2013 por el desplome de la demanda interna y de Brasil, y la producción de coches descendió un 24 por ciento en el primer cuatrimestre del año debido a la acumulación de stock.

Según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), en el periodo enero-abril de este año la producción de vehículos cayó 17,9 por ciento en toda la industrial nacional, mientras que las ventas de cero kilómetro en el mercado doméstico acumularon un descenso de 18 por ciento.

En tanto, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aclaró que el gobierno no recibió "notificación" sobre el descuento salarial que pretende aplicar GM.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario