Edición Impresa

Nueva masacre en Alepo: hallan en un río a 65 personas ejecutadas

Activistas opositores culpan a las milicias de leales al presidente Bashar al-Assad. La mayoría de las víctimas eran jóvenes y fueron halladas con un tiro en la cabeza a la orilla de un río.

Miércoles 30 de Enero de 2013

Al menos 65 personas fueron encontradas ejecutadas y con sus manos atadas ayer en la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, en una nueva "masacre" en el levantamiento de casi dos años contra el presidente Bashar al-Assad, dijeron activistas.

Los opositores culparon al gobierno, pero era imposible confirmar qué bando fue el responsable de la matanza.

Tanto las fuerzas del gobierno sirio como los rebeldes han sido acusados por grupos de derechos humanos de llevar a cabo ejecuciones sumarias en un conflicto que lleva 22 meses y ha causado la muerte de más de 60.000 personas. Más de 700.000 personas han huido del país, de acuerdo a los últimos registros de Naciones Unidas.

Opositores al gobierno publicaron un video de un hombre que grabó hasta 51 cadáveres de hombres cubiertos de barro junto a lo que dijeron era la ribera del río Queiq en Bustan al-Qa, un vecindario controlado por los rebeldes en Alepo.

Los cuerpos presentaban heridas de bala en sus cabezas y la mayoría eran de jóvenes, posiblemente adolescentes, vestidos con jeans, camisetas y calzado deportivo.

Activistas opositores basados en Alepo culparon a milicias pro Assad por las muertes.

Dijeron que los hombres fueron ejecutados y arrojados al río en otro lugar y la corriente llevó los cuerpos al área rebelde. Los medios estatales no mencionaron el incidente.

"Los mataron sólo por ser musulmanes", dijo un hombre en otro video que fue filmado en el centro de Bustan al-Qasr, luego de que los cuerpos fueran retirados del río. De fondo podía verse una camioneta con una serie de cadáveres apilados en la parte de atrás.

Los reportes no pudieron ser verificados por Reuters (agencia de noticias británica que destacó enviados) dentro de Siria debido a las restricciones del gobierno sobre los medios independientes.

Los rebeldes ingresaron a Alepo, la ciudad más poblada de Siria, en el invierno pasado, pero sus avances fueron contenidos por las fuerzas gubernamentales. La ciudad está dividida casi por igual entre los dos bandos. El levantamiento comenzó como un movimiento de protesta pacífico contra las más de cuatro décadas en el poder de la familia al-Assad, pero se transformó en una rebelión armada ante la fuerte represión dispuesta por el gobierno.

El conflicto se ha tornado marcadamente sectario, dado que los rebeldes que provienen en su mayoría de la comunidad sunita se enfrentan a un Ejército cuyos generales pertenecen mayormente a la secta minoritaria alauita, una rama del islamismo chiíta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS