Edición Impresa

Nueva amenaza al fiscal Marijuán apuntó directamente contra sus hijas

Llamaron a su despacho y le advirtieron con secuestrarlas y matarlas si apela un fallo a favor de Gils Carbó. El fiscal había imputado a Báez.  

Miércoles 08 de Mayo de 2013

El fiscal Guillermo Marijuán, quien investiga las denuncias sobre lavado de dinero que involucran el empresario Lázaro Báez, sufrió ayer una nueva amenaza anónima, y la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, le otorgó custodia policial.

"Si apela, le vamos a secuestrar y matar a sus hijas", le dijeron por teléfono a un empleado de la fiscalía de Marijuán para presionarlo a que no recurra la decisión del juez Sebastián Casanello de no hacer lugar a un planteo en contra de Gils Carbó por supuestas designaciones ilegales de fiscales.

Marijuán denunció que la procuradora designó de manera "ilegal" al fiscal Carlos Gonella al frente de la Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), organismo que habría recibido —según denunciaron desde la oposición— la orden expresa de excluir a Báez de las investigaciones sobre lavado de dinero (ver aparte).

Además de cuestionar la designación de Gonella al frente de esa fiscalía, Marijuán imputó a Báez en la investigación sobre una supuesta red de lavado de dinero, por lo que ya había sido amenazado de muerte a través de un anónimo escrito que le fue entregado en un bar del barrio de Belgrano.

En este marco, Gils Carbó le pidió al Ministerio de Seguridad de la Nación que adopte "medidas de custodia y protección" para Marijuán, quien habría rechazado la custodia adicional a los dos policías que tiene habitualmente.

Marijuán, quien hasta el momento mantiene silencio sobre el tema, no denunció penalmente la primera amenaza sufrida, pero sí la segunda, que quedó a manos de Casanello, el mismo juez que desestimó su denuncia contra Gils Carbó y que tiene a cargo la causa por lavado de dinero.

Anteayer, el abogado Andrés Rabinovich aseguró que Marijuán y su familia habían sido amenazados de muerte tras haber ampliado la imputación en una causa de lavado de dinero a Báez y allegados. El fiscal recibió un sobre con una nota en la que decía que "o se dejaba de joder con la causa" o lo iban a "reventar" a él y a su familia.

En simultáneo, Gils Carbó resolvió ayer asignar custodia al fiscal Roberto Salum, quien fuera "escrachado" por familiares de policías presos en una causa que investiga torturas a dos detenidos en una comisaría de Reconquista.

El viernes Marijuán amplió la imputación a Baéz y a su hijo Martín, el contador Daniel Pérez Gadín y a Fabián Rossi —esposo de la vedette Iliana Calabró— en la causa que investiga al financista Federico Elaskar y a Leonardo Fariña por el presunto delito de lavado de dinero.

Doble estándar. Gils Carbó, por otro lado, disparó ayer, aunque sin nombrarlo, contra Marijuán al acusarlo de tener un "doble estándar" para investigar causas de lavado de dinero.

En una conferencia de prensa, la funcionaria aludió a sendas causas que involucran al empresario kirchnerista Lázaro Báez y al Grupo Clarín y aseguró que le llama la atención "el ímpetu investigativo" (de Marijuán) en la causa de Báez, "mientras que en la otra ese ímpetu está ausente". Se refirió así a un expediente abierto a partir de una denuncia de Hernán Arbizu, ex funcionario del banco JP Morgan.

Alonso dice que van por el fiscal

La diputada Laura Alonso (PRO) dijo que “los aprietes mafiosos son parte de la lógica de apropiación de la Justicia”, y añadió: “El «vamos por todo» que promueve el kirchnerismo también implica ir por quienes investigan actos de corrupción. Esperemos que esto no amedrente al fiscal y que cumpla con su trabajo como lo venía haciendo”. Dijo que las amenazas “comprueban que hay gente que tiene temor a ser investigada y que se descubran más cosas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS