Edición Impresa

Norcorea suspendió sus pruebas nucleares a cambio de alimentos

 Washington. - Corea del Norte accedió ayer a detener sus pruebas nucleares, el enriquecimiento de uranio, el lanzamiento de misiles de largo alcance y a permitir visitas de inspectores...

Jueves 01 de Marzo de 2012

Washington. - Corea del Norte accedió ayer a detener sus pruebas nucleares, el enriquecimiento de uranio, el lanzamiento de misiles de largo alcance y a permitir visitas de inspectores internacionales a su complejo atómico de Yongbyon, a cambio de alimentos y otras concesiones. El anuncio, realizado simultáneamente por el Departamento de Estado estadounidense y por la agencia oficial de noticias de Corea del Norte, allana el camino para la posible reanudación de las negociaciones de desarme con Pyongyang y tiene lugar tras conversaciones entre diplomáticos de ambos países en Pekín la semana pasada. También marca un significativo cambio de política por parte del liderazgo norcoreano tras la muerte en diciembre del veterano líder Kim Jong-il.

El Departamento de Estado ultima los detalles de un paquete alimentario por 240.000 toneladas en ayuda nutricional y dijo que podría aprobar una asistencia adicional basada en la necesidad continua. La Casa Blanca no quiere oficialmente vincular esa ayuda a las negociaciones nucleares o la evolución política norcoreana, pero advirtió que observará con atención el comportamiento de las autoridades norcoreanas y juzgará "de acuerdo a los hechos".

Además de detener la actividad armamentista, Corea del Norte permitirá que inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (Aiea) visiten el complejo nuclear Yongbyon para verificar el cumplimiento de la moratoria sobre enriquecimiento de uranio. "La República Popular Democrática de Corea del Norte, por pedido de Estados Unidos y para mantener la atmósfera positiva para las conversaciones de alto nivel accedió a una moratoria sobre pruebas nucleares, lanzamientos de misiles de largo alcance y actividad de enriquecimiento de uranio en Yongbyon", dijo la agencia oficial de noticias KCNA. "El anuncio representa un modesto primer paso en la dirección correcta", dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en el Congreso. Corea del Sur recibió el anuncio con beneplácito y dijo que éste debería ser la base para avanzar en el largo conflicto entre ambas naciones. También Japón elogió la decisión. La Aiea, que retiró a sus inspectores de Corea del Norte en 2009, afirmó que estaba lista para volver y que el acuerdo era un "paso importante".

El documento agregó que Washington reafirma que no tiene intenciones hostiles hacia Corea del Norte y que está preparado para tomar medidas para mejorar los vínculos bilaterales. La decisión estadounidense de reanudar la entrega de alimentos fue un gesto hacia Pyongyang, que ha buscado ayuda internacional para lidiar con una escasez crónica de suministros. Washington interrumpió el envío de alimentos en 2009, agravando los problemas que siguieron a una grave hambruna en los 90 que mató a cerca de 1 millón de personas.

El sorpresivo anuncio fue un paso en la campaña de Washington por contener programas nucleares renegados en todo el mundo y tiene lugar mientras el gobierno del presidente Barack Obama aumenta la presión sobre Irán por sus ambiciones atómicas, que los países occidentales temen apuntan a la producción de armas nucleares.

Analistas dijeron que la vuelta de los inspectores de la Aiea después de cuatro años daría a la comunidad internacional un conocimiento relevante sobre el trabajo nuclear norcoreano. Sin embargo, Jack Pritchard, ex negociador estadounidense, advirtió que era improbable que Kim Jong-un, el joven y poco experimentado líder norcoreano, estuviera listo para cumplir con la demanda de que abandone completamente el programa nuclear. Victor Cha, experto en Corea del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, agregó que podría pasar un tiempo hasta que los inspectores nucleares regresen al terreno norcoreano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario