Edición Impresa

Noel Schajris: "La música nos conecta con la divinidad"

El artista argentino radicado en México, aseguró que la música es vibración. El cantautor romántico llega a la ciudad para presentar su nuevo disco "Verte nacer" hoy en City Center.

Domingo 05 de Octubre de 2014

“Estoy acá en chinga, como se dice en México, preparando a full mi show en Rosario”, dice Noel Schajris en diálogo con Escenario y aclara que en chinga significa “apurado”. El cantautor romántico llega a la ciudad para presentar su nuevo disco “Verte nacer”, hoy a las 21, en el Centro de Convenciones de City Center Rosario (Oroño y Circunvalación).
  Tras vender más de tres millones de álbumes con Sin Bandera, su proyecto anterior, y de haber actuado en los escenarios más importantes de Latinoamérica, Estados Unidos y España, el artista argentino radicado en México, presenta su nuevo material discográfico. “Este álbum nace en un momento de mi vida muy especial; mi esposa y yo buscamos la bendición de ser padres, mi hija acaba de nacer y este disco va a ver la luz en un instante único en mi vida, el más especial de todos, que es el nacimiento de Emma”, había dicho Schajris cuando comenzó la grabación de “Verte nacer”, cuyo nombre es en homenaje a su hija Emma y “también a todos los nacimientos que tenemos constantemente en nuestras vidas”.
  Antes del gran concierto, Schajris aseguró que el amor es su musa inspiradora, develó cómo nació su interés por la música y destacó el carácter metafísico de la existencia.
  —¿Cómo va a ser el show presentación de tu nuevo disco “Verte nacer”?
  —No quiero decir demasiado para que sea sorpresita. Va a ser un show bastante extenso, con canciones de todas las épocas. Por supuesto que van a haber canciones del nuevo disco, que quiero dar a conocer porque me tiene muy orgulloso, y los clásicos de toda la vida. Además, tenemos un trabajo en video sensacional y voy a hacer cosas que nunca hice en un show en vivo. Estamos felices con toda la banda de volver a la Argentina, va a ser una fiesta. ”Entra en mi vida”, “Kilómetros”, “No veo la hora”, “Momentos”, “Cuando amas a alguien”, “Alguien como tú”, “Lamento boliviano” y “Sirena” son los clásicos que nunca faltan.

  —Tu nuevo disco tiene la particularidad de ser un homenaje a tu hija Emma, ¿cómo describís el nuevo material?
  —Es un disco muy especial porque lleva el nombre de una canción que le compuse a Emma, por esas ganas de verla nacer. Hoy ya cumplió un añito y es una bebé señorita. Es un disco que se ve empapado de toda esa energía y bendición, en cuanto al arte. Musicalmente hablando es un disco lleno de energía y de vida, como este momento que estoy viviendo.
  —¿Qué comparaciones hacés en cuanto a la evolución musical con tu último disco “Uno más uno”?
  —”Uno más uno” lo fui a grabar a Abbey Road en 2009. Fue un disco mucho más orgánico, todo era tocado, no había ni una sola programación. Era completamente análogo. Pero si comparo mis últimos dos disco de inéditos, “Verte nacer” es un disco mucho más electrónico, que combina el mundo análogo y digital.
  —Tu madre ha sido una gran influencia en tu carrera, ya que ella fue la que te presentó a bandas como Los Beatles, Bob Dylan y Pink Floyd.
  —Definitivamente, en casa la música era sagrada. Mi papá también tenía una banda cuando era joven. La música era algo muy importante y siempre estaba sonando algún disco. Sin dudas, los discos de Jimmy Hendrix, Creedence y Pink Floyd sonaban en casa constantemente, me crié con ellos. Desde que tengo 4 años, mi canción preferida es “Too much heaven” de Los Bee Gees. Fue una revelación ese tipo de música, escucharla es como estar en el paraíso. La música tiene algo tan poderoso que te marca desde muy pequeño y nos conecta con la divinidad. La música es el medio más directo para meterte en un estado de conexión con lo divino, porque la música es vibración, y nosotros somos vibración, todo este universo es energía que vibra a distintas frecuencias, por eso la música es tan especial.
  —Vivís en México desde hace varios años ya, ¿qué extrañas de Argentina y cómo lo ves hoy?
  —Hace 17 años que vivo acá ya. Nací en Flores. Uno ve el país muy cambiado. Me cuesta opinar de la situación política y económica de un país en el que no vivo hace 17 años, a pesar de que mis padres siguen viviendo ahí. Es delicado opinar desde afuera, puedo opinar de México. Más allá de eso, mi sensación al regresar a Argentina es que ya no soy local, me siento turista. Por ejemplo, todavía no supero que cambiaron de manos algunas calles. Extraño las buenas pizzas y el asado, se come increíble en Argentina. Y la Paso de los Toros pomelo es mi debilidad (risas).
  —Te caracterizás por ser súper romántico, ¿el amor es tu musa inspiradora?
  —Sí, el amor es el material de este universo que está hecho de esa vibración. Uno ve amor cuando ve florecer una flor, uno ve amor en los rayos del sol y en todos los factores que generan la vida en este planeta. Los científicos lo ven a su forma, y yo amo la ciencia por eso. Creo que hay amor detrás de la creación, en la intención del por qué estamos aquí. Sin dudas, el amor es nuestro estado natural, nacemos amando la vida. Mi hija es puro amor. Y por eso los bebés nos recuerdan nuestro estado natural. Muchas veces en el camino de la vida nos olvidamos de nuestro estado natural, pero los niños nos recuerdan constantemente qué somos realmente. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario