Edición Impresa

No tuvo plan alternativo

Central volvió a usar el recurso de buscar al 9, pero sin Abreu y con un mal inicio, no dio resultado

Domingo 27 de Abril de 2014

Si hay algo que hasta aquí tuvo Central, al menos en las últimas fechas, en las que los resultados le dieron la derecha, fue una forma clara de jugar. Con el nueve apostado en tres cuartos para alimentar al resto. La referencia es para Sebastián Abreu, que ayer no estuvo por lesión. El tema fue que el libreto sufrió una leve modificación con el ingreso de Carlos Luna y no fue lo mismo. Con un verdadero atenuante: a los 10' ya estaba 0-1 y jugando con uno menos. Y eso complicó todo más de la cuenta. La forma de moverse para intentar llevar sobre el arco de Aguerre no varió a la habitual, pero esta vez no sirvió.

En los últimos partidos el equipo había dejado al descubierto la carencia de algún plan alternativo que no fuera el pelotazo frontal para el centrodelantero. Lo dejó en claro ante Belgrano y mayormente expuesto contra la solvencia colectiva de Estudiantes, ambos en el Gigante.

Ayer Luna fue ese faro al que se intentó convertir en primera estación para el camino hacia el arco rival. Claro, el Chino no es lo mismo que Abreu. No sólo aguanta menos, sino que de arriba le cuesta mucho más ganar. No simplifica. Es más, cae rápidamente en escenas de confusión.

¿Y del contexto qué decir? Muy poco. O casi todo. Ya las urgencias aparecieron desde los 50 segundos, con el golazo de Zárate. Y se potenciaron con la tonta expulsión del Sapo Encina.

Así, mientras la pelota quemaba (y se perdía muy fácil), la tentación del pelotazo nunca flaqueó. En ciertos momentos hasta se potenció en esto de intentar sacar el equipo del fondo.

El plan fue el mismo. Y si hasta aquí había dado algunos resultados, lo de ayer fue un fracaso absoluto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario